Zulia Castellanos - Portada

Una Mujer Con Mucho Empuje Latino

zulia.JPG
 

En esta edición de La Guía destacamos a una mujer exitosa que ha estado -y está-en un auténtico proceso de autorrealización, siendo referente a lo que tanto denominamos en nuestro país como, “Empuje Latino”.

Digna representante de Bogotá -Colombia-, con 17 años fuera de su país, 14 años en Toronto y 9 años en la industria automotriz, Zulia Castellanos ha sido reconocida como líder en aprobaciones de crédito y ventas de autos nuevos y usados; muestra de ello, es la labor de haber entregado con el transcurrir de los años más de 1.500 vehículos de la marca Ford y cientos más de otras marcas.

Es así que, con una sonrisa expresa su alegría de haber sido un apoyo financiero a cada una de las familias que confiaron en ella -en especial a las latinas-, puesto que, muchos han llegado a Canadá sin entender como es el sistema crediticio.

 Por otro lado, como inmigrante, vivió experiencias que en algún momento fueron complejas de entender, pero que hoy tienen todo el sentido para ella, pues era parte del proceso. Zulia nunca tuvo la certeza de que el salir de su casa la llevaría a nuevos rumbos. Corrió el riesgo y ante eso no hay otra opción que ser valientes, pues la vida la fue llevando. Aunque siempre tuvo planes, el destino tenía otros mejores y eso se lo ha enseñado Canadá.

¨Muchas veces nos encasillamos con los títulos que solíamos tener y, a veces, sencillamente es mejor reinventarse y empezar de nuevo sin olvidar de donde venimos o cuales son nuestras raíces¨, afirma Zulia.

Sobre ella misma dice “tengo el don de creer que se puede y lo transmito, soy firme y comprometida, me es fácil sonreír (pero me rio duro), me encanta el sol, la buena comida con gente auténtica, tengo un lado bohemio y amo una buena rumba. Soy amante de los perros y tengo dos: JERONIMO y MESSI”.

Cuando le preguntamos sobre el amor, Zulia pierde el aliento y al suspirar afirma “tuve el regalo más grande al encontrar el amor de mi vida en Canadá y hoy en día es mi mejor amigo, mi esposo, mi eterno novio, mi único confidente, mi terapista (risas), quien me corrige sin criticarme, paciente, amante, sabio, romántico, sincero, excelente conversador y auténtico argentino de asados y buen vino. Dios me premió con el hombre que me merezco, José Gabriel Siminelakis”. Desde pequeña ha valorado mucho el ser fiel a sí misma y no cree que haya roles específicos para mujeres y hombres, considera que es importante aprender a negociar y a ceder. Esto nos lo comenta, porque no tuvo una niñez normal, ella tomó las riendas de su hogar desde los 7 años y eso la marcó.

Sobre su familia nos dice que tiene una madre de hierro, un padre carismático y su hermano, Gabriel, de quien afirma que “es excelente en todo”. “Somos una familia disfuncional pero emocionalmente muy inteligentes”. Por ende, su recomendación para los lectores es: “Establecer objetivos, tener planes, invertir y mantener balance entre la vida personal y la laboral. La principal variable por la cual no se llega a una posición de éxito es porque no se puede compaginar lo anterior”. “Le quiero agradecer a la revista La Guía Magazine por la oportunidad de ser parte en esta edición tricolor, gracias por ser un medio donde cabemos todos”.