ARTURO GUTIÉRREZ

El Guanaquito, energía y positivismo tras el micrófono

Testimonio.JPG

Vistiendo una gorra, manejando los controles, contestando llamadas, interaccionando con la gente que le escucha a través de las ondas radiales, con esa voz que lo caracteriza, Arturo Gutiérrez hace lo que le apasiona: radio.

Sus inicios fueron en Televisión en su natal El Salvador. Cuando apenas tenía 19 años fue contratado para ser presentador de noticias en el canal 10 de Televisión en el segmento TELE-MEDIODIA, ascendido después a reportero local y luego internacional. Paralelamente salió la oportunidad de tener unas horas al aire en la Radio LA ROMANTICA donde se enamoró perdidamente de ese medio por su magia e interacción con los radio escuchas. Desde entonces comenzó su carrera en radio, pasando por California varios años y aquí en Canadá desde 1988.

Arturo Gutiérrez adoptó para sí mismo el seudónimo de EL GUANAQUITO, para los que no lo saben, GUANACO es el sobrenombre dado a los salvadoreños. En los tiempos Pre-colombinos, grupos de indígenas mesoamericanos, hacían reuniones entre tribus conocidas por los Mayas como Conacastes y Guanacastes. Estas reuniones eran amistosas y el nombre que usaban para mostrar su amistad era GUANACO (existen muchas historias más con relación al nombre guanaco). Arturo dice: “tomé el nombre de guanaco para ser identificado en la radio, como muestra pública de sentirme orgulloso de haber nacido en El Salvador y ser un salvadoreño trabajando para una comunidad muy especial y multicultural. Al paso de los meses, gracias al cariño que me regalan los oyentes, me llamaron y aún siguen llamándome El Guanaquito como muestra de amistad para este humilde salvadoreño que ama y respeta mucho la radio y a sus oyentes”.

Arturo.jpg

En sus 30 años trabajando aquí en Canadá ha sido reconocido dos veces: en el Año 2004 con El Premio Somos (Latin American Achievement Awards Canada) como EL COMUNICADOR DEL AÑO, también recibió un reconocimiento por ACL ARTE Y CULTURA LATINOAMERICANA por tener más de 20 años de ser EL DESPERTAR DE LA MAÑANA EN TORONTO; pero él dice que todos los días tiene el reconocimiento de los oyentes.

A la pregunta ¿cuándo supiste que serías locutor?, Arturo responde: “desde que estudiaba 5o. grado en la escuela Ramón Belloso en la colonia Monserrat, cuando una inolvidable y querida profesora la Sra. de Henríquez, notó mis cualidades y siempre que su clase tenía una actividad me ponía como Maestro de Ceremonias, hasta que me convertí en el Maestro de Ceremonias de toda la escuela. Así fue como se sembró la semilla del micrófono en mi vida”.

Hay una verdad que su madre, una mujer muy sabia, le dijo cuando su éxito como reportero comenzó, y que ha sido la premisa que ha guiado su vida: “vas a seguir triunfando porque tienes todo para hacerlo, pero cuídate de no vender tu dignidad ni tu ética”. Y eso es lo que Arturo ha procurado, por eso dice que “lo más difícil para mí de esta carrera ha sido mantenerme (en medio de tantas tentaciones) honesto, humilde, respetuoso con todos los oyentes, responsable de lo que digo al aire y especialmente de no caer en la trampa de usar el micrófono para ofender o difamar a personas o instituciones”.

Ser locutor de radio es una carrera con muchas satisfacciones, pero también con muchos sacrificios, como “el tener que levantarme de lunes a viernes por más de 30 años aquí en Toronto a las 3:20 de la mañana, para poder prepararme y así estar listo para salir al aire a las 5:00 de la mañana. Muchas veces en invierno, cuando teníamos verdaderas nevadas, salía a las 2 de la madrugada para estar a tiempo”, nos cuenta Arturo. Agradeciendo a su esposa Silvia, quién también todas las mañanas se levantó temprano, para regalarle el primer beso y café del día, para asegurarse que llevara la dotación de energía y positivismo que siempre le ha caracterizado.

Pero lo más satisfactorio ha sido, y cito sus palabras “el poder recibir el apoyo y especialmente el cariño de toda la comunidad latinoamericana, que me ha permitido ser su compañía todas las mañanas. Me enseñaron a conocer su cultura, costumbres, música, regalándome la oportunidad valiosa de poder hacer cada día un programa enfocado, no en mi gusto o ego, sino para ellos, que fueron, son y seguirán siendo siempre para mí EL PRINCIPAL INGREDIENTE DE MIS PROGRAMAS”.

Aunque Canadá es su hogar, hay cosas que extraña de su país natal... “la familia, los amigos del barrio, los aguinaldos (ya que aquí no saben de qué hablo), pero lo que más extraño es el calor humano de nuestra gente humilde y de gran corazón. No puedo negarlo, pero también extraño el Malecón del puerto de La Libertad y las fiestas del Carnaval de San Miguel”.

arturow.jpg

Se define a sí mismo como un hombre de familia, cuya mayor debilidad (además de la semita mieluda) es la sonrisa de sus nietos, que ya cuentan 13, fruto de sus tres hijos Néstor, Jessica y Pamela; y su mayor fortaleza es poner todo proyecto, personal o profesional, en las manos de Dios. Es un luchador y defensor de las raíces originales de la radio, de la información veraz, la libertad de expresión y el servicio a la comunidad, así como de la difusión de la cultura, la actitud positiva, el cuidado y respeto a nuestra lengua el español (vale decir que no se presta a poner canciones que van contra los principios), entre muchas cosas más. Le dicen que es de la old school, pero eso en lugar de ofenderle, le agrada.

Su pasión por la radio y por cultivar valores lo llevó a crear la radio TORONTO CHRISTIAN RADIO.com que se puede escuchar a través del internet. Una radio cristiana que está trabajando de una manera profesional para llevar radio con vida. Su slogan: MAS QUE MÚSICA PARA TU VIDA.

Además, está trabajando en su propia compañía de producción de comerciales para radio y social media NEW VISION MEDIA GROUP, en la cual Arturo se dedica a cultivar las técnicas de Comunicación y Locución en aquellos empresarios, artistas, profesionales, etc. que desean desarrollarlas. Puedes contactarlo en info@newvisionmediagroup.com o al teléfono (647) 980-2753.

Se despide haciendo una invitación a apoyar la radio y todos los medios de comunicación latinos, enfatizando la importancia de respaldarles para que nuestra comunidad tenga lo que merece: MEDIOS LATINOS PROFESIONALES al servicio de toda la comunidad.