MIGUEL MÁIQUEZ
“En todas las historias hay algo inspirador”

Screen Shot 2018-03-12 at 10.54.28 PM.png

Me dedico a escribir desde que, para bien o para mal, tengo uso de razón, y soy periodista desde hace más de 25 años, un apasionante oficio en el que uno acaba convirtiéndose necesariamente en un todoterreno, y donde aún nos queda mucho trabajo por hacer si queremos llegar a entender dónde estamos y hacia dónde vamos.

Como periodista he hecho de todo, tanto en prensa en papel como en Internet. Empecé mi carrera en el diario español La Opinión de Murcia, donde, entre otras muchas cosas, fui reportero, jefe de sección y columnista, pero he pasado la mayor parte de mi trayectoria profesional en 20 Minutos, uno de los periódicos más leídos de España. Allí ocupé el cargo de redactor jefe hasta que, por motivos familiares, me vine vivir a Toronto, y ahora soy editor en la versión web del diario. En Canadá he trabajado en el diario El Popular, donde, además de ser el principal responsable de la versión online del periódico, me encargué de la redacción de noticias locales y nacionales en la edición impresa.

Actualmente, no obstante, estoy centrado en uno de los proyectos más ilusionantes en los que he participado: Lattin Magazine, la nueva revista online de información general y reportajes en profundidad a cuyo equipo editorial pertenezco, y desde la que, humildemente, queremos inyectar aire fresco y aportar nuestra amplia experiencia como periodistas y editores al panorama de la prensa canadiense en español.

En mi trabajo como periodista estoy especializado en información y análisis de la actualidad internacional, la comunidad hispana, la situación de los refugiados y Oriente Medio, región esta última sobre la que escribo un blog desde el año 2008. Por lo demás, me interesan especialmente los temas relacionados con los derechos humanos y, en general, las historias de la gente corriente. Todos tenemos una historia contable, y, en los días buenos, me gusta pensar que en todas las historias hay algo inspirador y con capacidad para mejorar, aunque solo sea un poco, la vida de alguien.

 

Nací en Murcia, un rincón muy especial de España junto al Mar Mediterráneo al que es imposible no echar de menos (especialmente durante los largos inviernos canadienses), pero me considero, por tópico que pueda parecer, ciudadano del mundo, un mundo fascinante que espero poder seguir recorriendo de cabo a rabo y con los ojos bien abiertos.

JULIO CÉSAR RIVAS
“Contar historias, ese es nuestro trabajo”

Screen Shot 2018-03-12 at 10.54.34 PM.png

Nací en Madrid y estudié periodismo en la Universidad Complutense de la capital de España. En mi país trabajé en varios medios de comunicación como la revista Cambio16, la cadena de televisión Tele5 o el periódico económico Cinco Días. En 1993 me trasladé a vivir a Guatemala donde creé junto con dos fotógrafos y otro periodista una pequeña agencia de 

información llamada Inko para distribuir a medios españoles información sobre Centroamérica.

En Centroamérica cubrí el proceso de paz de El Salvador, el fin del conflicto armado en Guatemala y el alzamiento zapatista en Chiapas (México) entre otros temas. Desde Guatemala trabajé como freelancer para medios españoles, mexicanos y estadounidenses, tanto como periodista como fotógrafo. En 1996 me trasladé a vivir a Canadá y he permanecido en este país desde entonces como corresponsal de la Agencia EFE.

En la actualidad compagino mis labores como corresponsal de EFE con los la empresa de comunicación XQuadra Media (XQM) que es la empresa que produce la revista digital Lattin, un medio que quiere reflejar las aportaciones de la nueva comunidad hispanohablante en Toronto, Ontario y Canadá y que también aspira a que las historias que contamos sirvan de inspiración para el avance de la comunidad. En ese sentido, el proyecto de Lattin es una continuación del trabajo que he realizado desde que salí de España: contar historias que por unas razones u otras no tienen cabida en los medios de comunicación tradicionales.

En Toronto, desde hace varias décadas, por suerte hay medios de comunicación que se dedican a la comunidad hispana o que reflejan lo que sucede entre nosotros. Pero tanto Juan como Miguel como yo mismo, creemos que hay espacio para más voces que reflejen más facetas de esa realidad y sobre todo, que lo hagan con un lenguaje distinto y fresco.


JUAN GAVASA
“Un periodista nunca deja de ser periodista”

Screen Shot 2018-03-12 at 10.54.41 PM.png

Hay una escena en “The Front Page”, la memorable película de Bill Wilder, en la que se explica de manera certera lo que representa el periodismo como una suerte de sacerdocio. Walter Burns, el despiadado redactor jefe del “Chicago Examiner” encarnado por Walter Matthau, intenta abrir los ojos a la pizpireta Peggy Grant (Susan Sarandon), que todavía cree que el hombre con el que se acaba de casar, el periodista Hildy Johnson (Jack Lemon), va a cumplir la promesa que le hizo de abandonar su carrera profesional. Burns, un tipo sin escrúpulos dispuesto a todo por una buena exclusiva le espeta: “¿Acaso las cebras pierden sus rayas? Pues un periodista nunca deja de ser periodista”.

Bill Wilder era capaz de mostrar a veces con ternura y casi siempre con humor el lado más vulnerable del ser humano, aquél en el que se manifiestan todas las dudas, contradicciones y obsesiones de la vida. El periodismo puede ser a veces una obsesión porque es una de las pocas profesiones que es imposible ejercer sin vocación. Y, como tal, en demasiadas ocasiones se desarrolla en el filo de esa delgada línea que separa el compromiso de la responsabilidad. Así he entendido el periodismo desde que empecé hace ahora 27 años, cuando los medios de comunicación tenían el monopolio de la información y la relación entre emisor y receptor no admitía intermediarios. Kapuscinski lo explicaba mejor: “éste es un trabajo que ocupa toda nuestra vida, no hay otro modo de ejercitarlo”. 

Las cosas han cambiado mucho desde entonces pero la esencia del periodismo sigue siendo la misma. Era George Orwell el que decía que “periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas”. Quizá con menos grandilocuencia, las coordenadas siguen siendo las mismas. El periodismo debe ser un actor determinante para construir sociedades democráticas sanas. Aunque hayan surgido nuevas vías de comunicación y de distribución de contenidos, siempre habrá ciudadanos que demanden información y que aspiren a conocer la verdad. 

En tiempos de las “fake news”, una versión 2.0 de las clásicas estrategias de propaganda, la información de calidad debe ser todavía más necesaria para poner sordina en el ruido de las redes sociales. Cuando fundamos en septiembre de 2017 Lattin Magazine con los periodistas Julio Rivas y Miguel Maiquez, nos guiamos en cierto modo por las palabras de Waltter Matthau y Kapuscinski; aunque vivamos lejos de nuestros países de origen podemos seguir haciendo el periodismo en el que creemos aquí en Toronto. Cambias las sociedades pero no la necesidad de consumir contenidos de calidad. Esa es nuestra apuesta.