RODRIGO PIÑEROS

Una persona emprendedora y apasionada

“deseo, convicción y acción” esa es la clave


Nuestro personaje de la portada en esta edición es Rodrigo Piñeros, el Director General de la revista La Guía Magazine, el arquitecto que cada mes nos regala con cada edición la visión impresa de su pasión.

Screen Shot 2018-07-16 at 7.40.48 PM.png

La Guía Magazine, es un proyecto de vida que ha sacado adelante gracias a su tenacidad, esfuerzo y sobre todo su pasión. Si se apasiona con un proyecto no lo abandona hasta que lo completa. Así es como La Guía Magazine lleva ya 15 años de circulación y más de 185 ediciones impresas, convirtiéndose en la revista latina número uno en Canadá.

Rodrigo es el cachaco típico (bogotano hijo de bogotanos), con raíces culturales muy arraigadas. Nació el 12 de noviembre de 1958 y es el consentido de la familia pues es el menor de 6 hermanos. De su padre Rafael Piñeros heredó la cualidad de ser emprendedor, mientras que de su madre doña Leonor Pardo la fortaleza y la templanza, todos valores que se mantienen muy fuertes hasta el día de hoy. 

De niño fue muy pilo (expresión colombiana para referirse a que era muy inteligente, recursivo y hábil), dice él. Rodrigo recuerda que en el Colegio fue nominado al premio La Placa del Bello Carácter, la cual reconoce al estudiante que se distingue por el respeto a la dignidad humana, así como por su trato amable con los demás; que presenta un carácter noble y que vive con caballerosidad y sencillez; con franqueza y sin hipocresía; con deseo de servir, pero sin caer en servilismos. Frases que claramente lo describen hasta el día de hoy.

Rodrigo es un hombre audaz, seguro de sí mismo y apasionado en lo que hace. Un ejemplo de esto es el memorable 29 de junio del año 1984, que él recuerda como un día muy especial en su vida. Había conocido a Rosario hacía unos pocos meses, y él estaba tan seguro de que ella era la mujer de su vida que en su primera cita le propuso matrimonio diseñándole todo un proyecto de vida. Fue tan convincente y tan apasionado que ella dijo sí, ¡y ya llevan 33 años felizmente casados! Después llegaron sus hijas María y Cristina que son la luz de sus ojos.

Estudió arquitectura la Universidad de Los Andes en Bogotá, Colombia, profesión que ejerció por algunos años en una de las compañías más grandes de Colombia pasando después a ser el presidente de la junta directiva y miembro de la junta directiva de unas de las entidades financieras adjuntas a esta constructora del sector inmobiliario, ya que además de arquitectura se inclinó por estudiar Gestión de Negocios, Mercadeo y Bienes Raíces, una combinación de especialidades que él ha sabido armonizar muy bien para ser el exitoso empresario que hoy es Rodrigo Piñeros.

Screen Shot 2018-07-16 at 7.40.41 PM.png

Siguiendo su espíritu emprendedor llegó a Canadá en el año 2002 junto con su familia (su esposa Rosario y sus dos hijas), con la revista La Guía Magazine como un proyecto y con muchas ideas de montar otros negocios.

Para Rodrigo llegar a Canadá fue uno más de sus planes y retos cumplidos. Considera a Canadá como su hogar y repite algo que oyó y que lo hizo suyo: “Él es orgullosamente colombiano y agradecidamente canadiense.” Quiere y respeta mucho a este país que lo recibió y lo acogió, pero nunca olvida a su país natal Colombia del cual extraña su familia, sus amigos de infancia, sus paisajes y su comida.

Cuando llegó a Canadá se dio cuenta que lo primero que tenía que hacer era una red de contactos (networking), e inició ese nuevo proyecto de conectarse con personas, lo que para Rodrigo no es difícil pues es un hombre carismático, de un espíritu alegre, entusiasta, que disfruta hablar con la gente ganando la confianza de las personas. Arma una buena conversación en el lugar donde se encuentre, lo cual es un don que él sabe bien utilizar en los ambientes en que se mueve, ya sea este comercial, de amigos o familiar.  

Sin dejar de trabajar y sin que ninguna dificultad por más grande que fuera le disminuyera esa energía de realizar este proyecto, fundó La Guía Magazine. Al tiempo que empezaba a realizar este proyecto de la revista, Rodrigo tomó los cursos para Real Estate, lo cual era una continuación de lo que venía haciendo en Colombia, sacando su licencia en el año 2005.

Screen Shot 2018-07-16 at 7.40.56 PM.png

Aunque este amante de los pistachos es fan de los Raptors y le gusta mucho ver soccer y basquetbol, debe confesar que no es buen deportista, es más bien amante de la vida social. Adora compartir en familia, salir a comer, ir al cine (le gustan las películas de historia y de biografías) o a jugar bolos. Le encanta en su tiempo libre oír música mientras organiza nuevos proyectos como viajes, pues adora viajar y conocer. “No acaba de llegar de un viaje y ya está planeando el siguiente” nos comentó su esposa. 

Algo que encontró en Canadá y que valora mucho es la buena fe y la honestidad de la intensión, principios que él considera son valores humanos fundamentales. Para Rodrigo es más apreciado un trato hecho a la antigua, por el valor de la palabra, que un papel firmado que deba llevarse a la corte para hacerse efectivo. Y así es como él trabaja, partiendo siempre de la buena fe de las personas, pues a sus clientes siempre les da lo mejor de él. Detesta la mala fe y la mentira.

En su carrera de Bienes y Raíces Rodrigo ha sido merecedor de varios premios, pero además recibió el “York West Centennial Citations Award” en noviembre 2014. Este premio fue otorgado a 100 inmigrantes destacados. 

Él tiene su vida organizada y le gusta tener todo planeado. Así es en su trabajo. Es un hombre de proyectos, enfocado, de compromiso, muy trabajador, muy estudioso, persistente, luchador, meticuloso y organizado. Además, es un hombre que concreta, la procrastinación no está en su vocabulario. Se define a sí mismo como una persona simple pero apasionada.

Estas características lo llevaron a ser invitado en el 2014 a formar parte de la junta de los Juegos Panamericanos, lo cual fue un honor para él y un trabajo que realizó a cabalidad.  

Screen Shot 2018-07-16 at 7.41.02 PM.png

Es de un carácter fuerte, pero por dentro tiene un corazón muy noble. Es un líder que constantemente está afirmando a las personas a su alrededor destacando lo positivo e infundiendo ánimo para seguir. “¡Qué suenen las campanas!” dice cada vez que un colaborador suyo consigue un triunfo. No es casualidad que en el 2015 fuera reconocido y galardonado como uno de los 10 hispanos más influyentes en Canadá.

“Conozco a muy pocas personas que lleguen a un país nuevo, dejando una posición privilegiada en su país de origen y haga en este país nuevo, una vida y una carrera exitosa, y Rodrigo lo hizo”, expresa Rosario su esposa. Lo que él se propone lo logra. Pero su verdadera fortaleza, dice él, es su familia, su esposa e hijas que lo apoyan en todo, y quienes siempre están al lado suyo.

Un consejo que él da a las personas que llegan acá con sueños y proyectos es: “Para lograr las metas se necesitan tres cosas: deseo, convicción y acción”, y esto es lo que Rodrigo siempre ha hecho.