Fernando García

Siempre se Puede

noviembre 2015


“Me da muchísimo honor y placer poder hablar de mi historia con gente de nuestra comunidad y darle a ellos y sus hijos el mensaje que todo es posible si se pone el corazón y esfuerzo. Nuestros padres hicieron muchos sacrificios para darnos las oportunidades que tenemos. Dejaron atrás amigo, nuestra familia y nuestro país natal para una oportunidad. Es nuestra responsabilidad de hacer lo máximo de esta oportunidad. Por mi parte, me da placer saber que por mi parte lo estoy haciendo”  

Estas son las palabras de un personaje laborioso, de aquellos cuyo trabajo da contorno a la idea de una comunidad hispana consolidada, orgullosa y consecuente con su tradición. Nuestro protagonista se siente particularmente orgulloso de haberse construido un camino propio en una senda que, en algunos parajes, parecía nublada e incierta. Fernando Garcia nació en Buenos Aires, Argentina, sin embargo llegó  a vivir un buen tiempo en una pequeña ciudad Uruguaya llamada Minas. Siendo aún muy niño, nueve años, Fernando y familia viajaron a Canadá. “Ya habíamos estado en Canadá por unos años, antes de regresar a Uruguay, pero desde los 9 años, Canadá fue mi nueva y permanente casa”.

El inicio para Fernando, en sus propias palabras, no fue muy sencillo, académicamente hablando. “Verdaderamente, la escuela para mí no era algo que veía en mi futuro, ya que mi transición dentro de la educación en Canadá y mi tiempo en high school fue un poco difícil”. Estos altibajos no se limitaban al interior de las aulas de clase pues las opciones de empleos que se le presentaban no eran demasiado prometedoras. En un punto la situación llegó a un punto en quefue necesario para Fernando hacer un examen a consciencia y buscarse una nueva oportunidad. Con mucho trabajo y compromiso los resultados académicos fueron mejorando, lo suficiente para valerle el promedio necesario para ingresar a la Universidad de McMaster en Hamilton donde tomó  una B.A. Labour Studies.  Este cambio, de alguna manera dramático, de la libertad indiferente del high school a la apuesta consiente por el futuro que se juega en las aulas de la universidad obró de maravilla para Fernando. “Empecé a conseguir becas yel camino académico y profesional se empezó a aclarar. Después de terminar la B.A., hice una Maestría de Relaciones Laborales en la Universidad de  Toronto, escuela de Derechos (Civiles y Comunes) en McGill University”. Pero como aquello de aprender no debiera de tener un techo, recientemente terminó  una Maestría de Administración de Empresas en la Universidad de Wilfrid Laurier.

Fernando no desconoce que el hecho de haber vivido la mayor parte de su vida en Canadá le dio un plus a su carrera, que es bien difícil de alcanzar para aquellos que recién llegan a probar suerte en tan competitivo mercado. Pero si es cierto que no debió hacer frente a estas barreras de la llamada experiencia canadiense, su camino no estuvo exento de muros por derribar, por lo que su éxito como profesional no ha sido gratuito. “No ha sido fácil llegar a donde estoy, llevo muchos años de esfuerzo, sacrificio y luchar, pero estoy alegre y satisfecho de donde está mi vida profesional y, mas, donde estará en el futuro”. Por un par de años posteriores a la universidad Fernando ejerció la abogacía para luego ingresar a Navistar Canadá en calidad de Director Legal. Pero el gran punto de inflexión hasta el momento en su carrera lo marcó  su vinculación a un verdadero gigante de talla mundial. La mega gigante Nissan. Fernando es la cabeza del departamento legal de Nissan Canadá, compliance y Government Affairs para Canadá por Nissan y Infiniti Canadá. Para ponerlo algo más sencillo, con este trabajo nuestro protagonista tiene la posibilidad de continuar ejerciendo la abogacia desde una posición que le permite ser parte fundamental del grupo corporativo, encausando proyectos y metas para el desarrollo sostenible de la compañia.

Nissan fue una gran oportunidad para mí. Es una compañía mundial, donde ser Latino o de un origen “diverse” es una ventaja. Parte de mi trabajo requiere trabajar con colegas en  México, América Latina, y Europa, entonces hablar español y tener las raíces Latinas son una ventaja”. Pero vale toda la pena destacar un punto de valor incuestionable entre todos sus títulos y cargos, el de General Counsel. Una posicion desde la cual ha podido trabajar con diferentes grupos legales y comunitarios con la finalidad de abonar el camino por el que ,en algún momento, transitarán una buena cantidad de abogados latinos o latino/canadienses. Intentando así que a su paso no encuentren las mismas barreras que el debió sortear. “Para mí esto tiene mucho valor, ya que los pocos que somos, podemos ayudar y asistir los que nos siguen con sus careras”

 La importancia y trascendencia de lo que su trabajo ha significado para nuestra comunidad puede quedar corta con palabras, para ello están los reconocimientos. Y recientemente Fernando ha sido galardonado con el premio “Leader of Tomorrow” en el Canadian General Counsel Awards y fue designado como uno de los 10 latinos más influyentes de Canadá. El segundo  galardón habla por sí mismo de la talla de la persona de quien estamos hablando. Y para cerrar una pequeña reflexión que nunca está de más. “El mensaje que siempre les doy a Latinos jóvenes, y más que nada a sus padres, es que nunca te des por rendido. A veces cuando piensas que las puertas están cerradas, con un solo golpe se pueden abrir”