La belleza, también cosa de perezosas

No tener tiempo o ser perezosa, ya no es una excusa válida para lucir radiante, aquí podrás encontrar trucos y consejos para exhibir las tendencias de belleza o cosmética sin apenas esfuerzo

POR NOELIA DE MARCOS


Desde tiempos remotos, el ser humano se ha preocupado por la belleza, una percepción sensorial que provoca sentimientos de placer pero que requiere dedicación y tiempo, variables escasas hoy en día donde sigue vigente aquello de “para presumir hay que sufrir” que, además, se bate con la pereza. Antiguamente, la belleza se consideraba innata, había poco que hacer para mejorar la apariencia física, sin embargo, en la actualidad, tanto hombres como mujeres, utilizan productos y distintos métodos, como cremas antiarrugas o tratamientos de peluquería, en su rutina diaria para lucir mejor.

SER PEREZOSAS YA NO ES EXCUSA

“No hay mujeres feas, sólo perezosas”, dijo Helena Rubinstein, una de las fundadoras de la cosmética moderna, aunque, ahora, ya no hay motivo para cumplir con el segundo pecado capital, pues conseguir un buen cutis, una sonrisa irresistible o un corte de pelo favorecedor resulta “fácil y rápido” con tutoriales de “Youtube” o libros como “Trucos de belleza para perezosas” (Planeta). Todos ellos, dan consejos para lucir las tendencias de belleza o cosmética sin apenas esfuerzo y ayudan a escapar de los imprevistos que pueden jugar una mala pasada en el día a día, velando siempre por la buena imagen personal.

¿No ha sonado el despertador y no hay tiempo suficiente para arreglarse? ¡Qué no cunda el pánico! solo se necesita una crema hidratante, champú seco, una base de maquillaje en crema, un lápiz delineador y colorete en crema, expone “Trucos de belleza para perezosas” (Planeta).

El procedimiento no lleva más de 5 minutos. En primer lugar hay que aplicar la crema hidratante y, mientras la piel absorbe, vaporizar el champú seco en las raíces alborotando el cabello. A continuación, aplicar la base fundiéndola con la crema y, seguidamente, utilizar el lápiz delineador coloreando el párpado para, después, difuminarlo.

Por último, hay aplicar el colorete en forma de halo sobre los pómulos y ya se estará lista para salir a la calle con algo más que una gran sonrisa.

Si el problema reside en que se posee un pelo alborotado y, en el último momento, ha surgido una cita imprevista, conseguir un estilo bohemio con un moño suelto pero sofisticado, en plena tendencia como lo muestra el blog de moda Lovely Pepa, no costará mucho gracias a mechones retorcidos, trenzas, horquillas y una goma.

TODO LO QUE SE NECESITA SABER PARA ESTAR EN FORMA

A las buenas perezosas les encantaría estar en forma sin esfuerzo pero, a día de hoy, no es posible. Para hacer el trago menos amargo “Gimnasia para perezosas” (Planeta) enseña a disfrutar del ejercicio físico. ¿Cómo motivarse para hacer deporte? Hay sencillos trucos que pueden ayudar como “fijarse objetivos realizables en varias fases” o buscar una amiga “porque siendo dos, resulta más fácil”. Si el problema es que no se dispone del tiempo suficiente para hacer gimnasia, en el libro se pueden encontrar varios ejercicios fáciles y rápidos como los abdominales mariposa “para tener una barriga plana”.Son algunos de los consejos que se pueden encontrar en blogs, canales de Youtube o libros de belleza, no tener tiempo o ser perezosa ya no es una excusa válida.

Trucos para imprevistos del día a día

Estas en la calle, se ha roto la cremallera del pantalón y ¿no sabes qué hacer? “El libro que te simplifica la vida” (Aguilar) te da la solución.

Para salir del apuro solo se necesita una anilla del llavero, de tamaño medio, que se enganchará al tirador metálico de la cremallera. A continuación, bastará con subirlo y enganchar la anilla al botón de los pantalones.

A veces, la ropa en el armario, sobre todo blusas y camisas, se arruga y destrozando el perfecto “look” que se había imaginado para ese día, ¿qué hacer en este momento? Bastará con encender la plancha del pelo, la cual puede alcanzar en pocos minutos una temperatura muy elevada, ya que su forma clásica de pinza facilita el planchado de los cuellos y mangas.

Enfundarse en un vestido de infarto que lleva cremallera en la parte de atrás, aún viviendo sola también es posible, “coge un hilo bastante largo o una cadenita y engancha en un extremo un imperdible, mete por el tirador de la cremallera y, una vez puesto el vestido, tira hacia arriba para cerrarla”.