Martín Movilla.

La Verdad es Cuestión de Perseverancia.


Hubo un momento en que Martín Movilla debió tomar una decisión, la de continuar con su carrera como periodista ahora que Canadá sería su nuevo hogar. Una decisión que, como todas, siempre estarán abiertas a diferentes opiniones. “Mucha gente dice que se debe dejar de soñar y aterrizar en la nueva realidad. A mí, todo el mundo me decía que nunca sería periodista aquí. Que me olvidara de esa carrera y cambiara de vida. Aquí, contrario a lo que sucede en Estados Unidos, la comunidad hispana es muy pequeña y los medios de comunicación hispanos bastante incipientes. Así que trabajar y ganar su vida en Canadá como periodista exigía adaptarse a la nueva sociedad y aprender las lenguas oficiales para tratar de encontrar un espacio en los medios francófonos o anglófonos del país. Casi un imposible”. Su disposición y la destacada calidad de su trabajo pudieron moldear ese casi imposible, en una muy fructífera carrera periodística.  

Para lograrlo Martin simplemente puso en práctica mucho de lo que hacía cuando ejercía el periodismo en su natal Colombia. “Hay que estudiar más, preparase más, dedicarse a tratar de sacar adelante el sueño”. En su país comenzó a darse a conocer con trabajos destacados en la provincia con los que, poco a poco, llamaba la atención de las grandes plataformas. De hecho, fue su compromiso con la verdad la razón principal que le obligó a dejar Colombia y le trajo a Canadá. En un principio su idea era permanecer en este país, tan solo, algunos meses. “Sin embargo la vida me trajo aquí y poco a poco me dediqué a estudiar a rehacer mi carrera profesional y mi vida personal y con el tiempo el regreso al país se volvió simplemente irrealista”.

Sus nuevos primeros pasos los dio trabajando para algunos medios escritos en español. Después cambió de frente para presentar un programa de variedades llamado Teleritmo, en el Canal Multicultural CH de Global TV. Mientras Martín continuaba dando forma a su nueva carrera, también debía hacer frente al hecho de que siempre estaba presente la posibilidad de cambiar de carrera. Al tiempo que también era consciente de que un cambio de este tipo bien podría significarle una calidad de vida mucho mejor; tanto para  él como para los suyos. Precisamente es en este momento en el que radica su mayor victoria. El saber ser consistente en esos momentos de duda, que se hacen eternos cuando las frustraciones son el resultado común. Una decisión que, como comunicadores que somos, aplaudimos desde estas páginas. Mas sabiendo que la gratificación no tardaría en llegar.

Para Martín su gran oportunidad llegó en forma de una convocatoria pública. En esta se buscaban personas para ocupar el cargo de presentador-realizador de Radio Canadá Internacional RCI, en su servicio hispano. Después de que fuera seleccionado comenzó a trabajar haciendo emisiones y reportajes dirigidos al resto del mundo. Después le fueron asignadas la realización de crónicas internacionales para la televisión y la radio nacionales en las plataformas de Radio-Canadá. “Poco a poco fui realizando proyectos, programas de investigación, reportajes web, crónicas radiales permanentes para emisiones nacionales. Y ahora soy reportero nacional para la emisión Enquête de la televisión de Radio-Canadá. Esta es la emisión de investigación considerada como el programa faro de Radio-Canadá”.

Un buen tiempo ha pasado desde que su nombre se impusiera en aquella convocatoria, Pero los últimos tres años se ha dedicado muchísimo más al sistema nacional de información y los denominados asuntos públicos. En otras palabras para emisiones de investigación y documentales o emisiones especiales. “Aquí soy feliz porque hacemos reportajes e investigaciones que aportan al público mucha más información para cuando las personas tengan que tomar decisiones trascendentales sobre temas nacionales o simplemente conocer mejor lo que pasa en el mundo y en su propio país”.

Sin duda uno, si no el más alto escalón de su carrera tanto en Colombia como en Canadá. Martin se muestra especialmente agradecido por poder realizar un trabajo exento de presiones y censuras. Un trabajo en el que la única meta valida es presentar todos los aspectos del hecho que sea para que sus públicos puedan tener el panorama más claro posible; Y así poder tener la confianza que otorga la verdad al momento de tomar decisiones fundamentales. En resumen:  “Hacer periodismo con el ánimo de informar y no de ser más importante que la noticia. Informar sin decirle a la gente lo que tiene que pensar. Poder mostrar todos ángulos de un tema –sobre todo de los temas más complejos- teniendo claro que no se debe tener complacencias, que lo importante es que la gente se informe”.

Su línea de trabajo siempre se ha mostrado inclinada a la parte más humana de la noticia. No es de extrañar entonces que, al momento de escoger sus entrevistas favoritas, Martín se muestre muy complacido con resaltar historias como la de aquel hombre que perdió sus piernas; Pero se convirtió en atleta olímpico para colgarse una medalla de oro. Historias que resaltan la grandeza del hombre normal. En ese sentido sus trabajos como documentalista también beben de esta misma política editorial. Son en especial sus dos últimos documentales los que más le han marcado. “Fidel Castro: El Hombre detrás del mito”  Ganador del premio Gémeaux, el galardón más importante que se otorga a este tipo de trabajos. Llegar a retratar la versión más humana de uno lo de personajes más influyentes del último siglo en el planeta es, para él, una gratificación difícil de expresar en palabras.

El segundo le remite inmediatamente a otros lugares y aviva momentos definitivos de su pasado. “En el Corazón del país de las FARC”  (Au Coeur du pays des FARC en su versión en francés) plasma la vida al interior de las filas de este grupo insurgente en momentos en que se prepara el acuerdo de paz definitivo en Colombia. Martín logra plasmar en la pantalla la humanidad de los guerrilleros, sus expectativas y esperanzas respecto a lo que pasará cuando la guerra termine. “Importante para mí porque se trata de mi país, porque se trata de cubrir el fin de una guerra que tuve que cubrir y que se convirtió en la protagonista de una parte de mi vida”.