Marnie MacDougall

Su Vecina de Toda la Vida.


“Soy una firme creyente de que la política necesita más mujeres jóvenes ycapaces para representar los intereses de los residentes, familias y negocios en nuestra comunidad. “Soy una mujer apasionada, impulsadora, trabajadora y compasiva que cree St. Paul se merece lo mejor”

Si usted es residente del distrito de St. Paul muy seguramente sabe perfectamente quien es Marnie Parris MacDougall. Una vecina más a quien usted puede encontrar en una tienda o un supermercado local y amenizar su mañana con un cálido “buenos días”. La gente de St. Paul, sus parques, sus avenidas, sus escuelas han sido siempre parte de la vida de Marnie; quien creció en la comunidad de St. Paul y áreas cercanas para convertirse en la influyente figura de opinión que es hoy. Esa relación que va más allá del deber ciudadano es lo que la ha llevado a tomar la decisión de postular su nombre como uno de los próximos miembros del Parlamento de St. Paul. El poner su nombre a consideración de un electorado que conoce perfectamente la realidad del que ha sido por siempre su hogar, se convierte, más que en una opción democrática, en una declaración de intenciones por un mejor futuro.  

La política es local y eso Marnie lo tiene perfectamente claro. Es la integración del ciudadano con el modelo de desarrollo de su comunidad. Darle la oportunidad que las personas se acerquen a las urnas y decidir sobre lo que quieren en su futuro entorno. Su responsabilidad como figura pública está, tanto con sus compatriotas, como con todo aquel que comparta su vida bajo los cristalinos cielos de Canadá, sin importar de donde provenga. 

Criada bajo la amorosa tutela de una madre soltera que la educó en las artes de la honestidad y el trabajo decidido. El ejemplo recibido en casa lo proyecta ahora como madre de familia que espera que sus futuros hijos crezcan en el mismo St. Paul seguro y cordial de los días de su juventud.  Aunque suene algo redundante las elecciones sonla verdadera fiesta de la democracia; Y en esta, precisamente nuestra protagonista desea saltar al primer renglón como uno de los próximos miembros del Parlamento representando al distrito de St. Paul. 

Sus pergaminos para aspirar a formar parte del que será el órgano rector de esta comunidad durante los próximos años no son pocos: Título en Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Queen. También estudios en el Havergal College. Especialista en Gestión de Conflictos y Mediación otorgados por el Harvard Negotiation Project y certificado en Respuesta Humanitaria ante Desastres, por la Univerisdad de Toronto y Harvard. Parte de su experiencia incluye voluntariados en Yo sí Puedo - Parvulario (Yes I Can! Nursery School) como Miembro del Comité de Recaudación de fondos; Presidente de la Junta de la Academia de Baloncesto de Canadá y Miembro del Consejo Ejecutivo de la Asociación Distrital Electoral York Centro del Partido Conservador.

Pero su relación con el estado mayor del Parlamento de St. Paul no es nueva. Ya que en los últimos cinco años, ha recorrido sus pasillos y oficinas como la mano derecha de Mark Adler, Miembro actual del Parlamento York Centro y como Asistente Ejecutiva de Bruce Stanton, Ambos le ofrecieron su voto de confianza para ayudarles a hacer una diferencia en sus circunscripciones locales y en Ottawa en la Colina del Parlamento. Su trabajo ha sido relevante en el apoyo de empresas y organizaciones con financiación de empleos de verano para jóvenes, la financiación para mejorar la accesibilidad de individuos de movilidad reducida, apoyo a adultos mayores, y en actividades multiculturales y eventos de la comunidad. También ha gestionado servicios de emigrantes y otros programas similares. Marnie siempre ha abogado por las organizaciones y los residentes de Toronto con ministros y departamentos gubernamentales para lograr resultados beneficiosos y positivos.

Una de las bases sobre las cuales se cimenta su propuesta es el apoyo al empresario, un renglón determinante en el desarrollo de cualquier sociedad. Conocer de primera mano lo que representa para el pequeño empresario comenzar un proyecto que, por más pequeño que sea, para quien lo gestiona parece monumental. El apoyo que se puede generar desde las altas esferas del poder ejecutivo siempre se ve reflejado en éxito para el emprendedor; lo que a la larga significa más puestos de trabajo, desarrollo y prosperidad para la localidad. Así la cabalgata del bienestar deSt. Paul no se detendrá. Su interés del desarrollo de la empresa como motor del desarrollo social viene de la mano de su propia experiencia como empresaria por 3 años en la ciudad de Panamá. Una aventura única que la acercó a la cultura hispana y le presentó al hombre al que uniría su vida.

Marnie tiene las cualidades, experiencia y la motivación de ayudar y generar cambio positivo en su estimada comunidad. Marnie Parris MacDougall sólo necesita la luz verde que el mandato popular le puede dar. 

www.marniemacdougall.ca