Cualquiera puede manejar un barco pero solo el líder puede determinar su curso.

Por Bernardo Riveros


Recuerdo hace unos años atrás mi amigo Alex me invito a pasear en su pequeño bote por el lago Ontario. Yo emocionado le pedí me dejara manejarlo por un momento. Esta era mi primera vez frente al timón de un bote. Minutos mas tarde sin darnos cuenta habíamos avanzado lago adentro sin ningún rumbo. En ese momento el grito “Bernie, déjame tomo control aquí pues nos podemos perder”. Yo no sabia para donde íbamos, solo aceleraba y trataba de mantener el bote moviéndose rápidamente hacia adelante. Mi amigo Alex por el contrario había estudiado navegación y sabia como usar instrumentos para trazar y seguir una ruta. Si hubiera estado solo ese día solo Dios sabe donde hubiera ido a parar yo en el bote. Eso nos sucede a menudo en nuestro día a día, en nuestra empresa, en nuestros trabajos, en nuestros asuntos personales. Estamos manejando nuestra vida en alguna dirección tal vez hacia delante pero no hemos determinad el rumbo a donde queremos llegar. Yo me pregunto no será esta la razón por la cual muchas personas solo sobreviven en vez de vivir plenamente su potencial y para lo que fueron creados?

¿Cómo puedes aprender a trazar una ruta y llegar a tu destino?

  1. Iidentificar tu visión. La visión es una imagen del futuro a donde quieres llegar o estar. Tu debes determinar el lapso de tiempo en que quieres llegar a cumplir esa visión. Tu visión y el tiempo cuando lograrlo son personales y solo tu puedes determinarlos. En esta etapa es permitido soñar (aprovecha que esta es una acción gratuita).
  2. Entender el futuro. Cuando te estas preparando a lograr un objetivo debes ejercitar tu entendimiento. Entender que el futuro será diferente y que requerirá seguramente de cambios en tus rutinas, en tus labores y posiblemente hasta en tu profesión te ayudara a vencer temores.
  3. Revisa tu pasado. Este es un ejercicio que siempre recomiendo hacer sólo con un propósito. El de evaluar nuestros desaciertos para aprender de ellos. No examines tu pasado para recordar tus errores y llenarte de temor, dudas y malos recuerdos. Creo que es importante evaluar nuestros errores más que nuestros aciertos pues las experiencias positivas nos ayudan a motivarnos y a ver de lo que somos capaces pero no muestran nuestras fallas de carácter o de preparación.  
  4. Escucha atentamente. Si es fácil para ti hablar mucho pero escuchar no es parte de tu temperamento, trata de desarrollar ese habito. Una gran característica de un buen líder es la de escuchar a otras personas. Como lideres debemos saber que nunca somos poseedores de tosas las respuestas y entendemos la importancia del trabajo en equipo.
  5. Estudia las condiciones antes de adquirir compromisos. Toda condición bien sea externa o interna debe ser puesta en consideración. Un buena visión puede llegar a fallar por que se trate de implementar en el ambiente o tiempo incorrecto.  
  6. Involucra a las personas de tu equipo. Una vez has definido tu visión o la de tu organización, a donde los quieres llevar debes no solo informarlos si no darles un tiempo prudente para la asimilación de la visión. Si estas cambiando una visión existente no hagas cambios abruptos pues producirán resistencia antes que aceptación en tu gente.
  7. Toma acción. Una vez has recibido el apoyo de tu gente empieza a moverte en la dirección que tu visión requiere. Una visión sin ejecución no produce ningún resultado.
  8. Festeja cada logro de tu equipo. Es muy importante mantener a tu equipo constantemente motivado. Recuerda que como líder es tu responsabilidad motivar a tu gente. No esperes que ellos te motiven a ti. Tu eres el líder. Como líder debes saber a donde te diriges, pero también debes saber como puedes llegar allá… Y mas importante aun, debes llegar allí con tu equipo.

Recuerda la regla del carpintero: Mide dos veces y corta solo una vez!
 


Si te interesa el tema de liderazgo sígueme en mi página: Facebook/riverosbernardo