Juan Gavasa

Confesionario 2017


Cuál es su nombre completo
Juan Gavasa Rapún.

Fecha y lugar de nacimiento
17 de agosto de 1971. Jaca (España)

¿Cuánto tiempo hace que llegó a Canadá?
6 años, en octubre de 2011.

Screen Shot 2017-11-06 at 8.33.24 PM.png

¿Cuál fue su primer trabajo en Canadá?
Fui profesor de español durante una breve etapa. Pero casi todo mi tiempo en Canadá he seguido ejerciendo mi profesión de periodista y he escrito varios libros.

¿Qué es lo que más extraña de su país?
Mi familia y los amigos.

¿Qué es lo que mas le gusta de su trabajo?
La posibilidad de conocer a mucha gente interesante. No me interesa la gente importante o con poder (político o económico), sino aquella que tiene una historia interesante, conmovedora o inspiradora. Como se dice ahora, me interesa el relato. Y el periodismo te da esa oportunidad que es tan valiosa como el acceso a información y conocimiento. También la necesidad de reciclaje permanente. Hoy en día, con una revolución digital que ha removido todas las estructuras de la industria periodística tal y como la conocíamos, el aprendizaje continuo del periodista es un ejercicio de supervivencia y, en cierta medida, de resiliencia.

¿Cómo se siente ser reconocido en la comunidad hispana en Canadá?
No creo ser reconocido sino más bien conocido. El periodismo es una profesión que concede a quien la ejerce más notoriedad y visibilidad que otras profesiones, la mayoría de las veces de manera injustificada y casi siempre desproporcionada.

¿Cómo llego a ser y vivir la experiencia de hacer parte de XQUADRA MEDIA en Toronto?
Fue un reto que me planteé desde el minuto uno de mi aterrizaje en Canadá. Quería crear una empresa que fuera una continuación de la que cofundé con otros tres socios en España en 1996, Pirineum Multimedia, y en la que permanecí durante 15 años hasta que vine a vivir aquí. Una empresa especializada en comunicación, periodismo y contenidos. No fue fácil, tardó más de tres años pero finalmente lo hicimos junto a mi socio, también periodista, a principios de 2016. Y quería crear también un medio de comunicación digital. El pasado 11 de septiembre lanzamos Lattin, un magazine bilingüe que apuesta por el periodismo reposado y analítico, los reportajes de fondo y las entrevistas en profundidad. En el proyecto participan los periodistas Julio C. Rivas y Miguel Máiquez. En este sentido puedo decir que mis dos proyectos profesionales en Canadá se han materializado, aunque ahora el reto es que sean sostenibles y viables. Este es el gran desafío que tenemos todos los medios de comunicación del mundo, independientemente de su tamaño, capacidad y recursos.

¿Qué experiencia le dejó trabajar en Europa y Canadá?
En Europa, y en especial en España, se da mucha importancia al trato personal, como una extensión o prolongación de la propia relación profesional. La barrera es muy difusa. En Canadá se hace especial hincapié precisamente en lo contrario, en separar lo personal de lo profesional. Al principio supone un gran impacto porque no deja margen de maniobra, pero una vez que asimilas esos códigos las relaciones en el ámbito profesional se desenvuelven con mayor nitidez.

¿Sabemos que su vocación y pasión son los medios y su carrera, qué otra actividad o experiencia lo hace feliz?
Tengo la fortuna de trabajar en lo que me gusta. No me imagino haciendo otra cosa. Pero fuera del ámbito laboral soy bastante clásico: me hace feliz el tiempo que comparto con mi familia, un buen vino, una buena charla, la lectura, el deporte y la música.

¿Qué nos puede contar de Historias de Toronto, que tienen preparado para este año?
“Historias de Toronto” ha sido un regalo de la vida, que me ha permitido compartir aventura editorial con dos brillantes escritores y ahora dos grandes amigos: Martha Bátiz y José Antonio Villalobos. Fui editor en España durante una década y cuando decidí venirme a Canadá dejé aparcada, pensaba entonces que para siempre, mi pasión por la edición. Sin embargo ha resurgido con un impulso nuevo y totalmente inesperado, gracias sin duda al trabajo que se está haciendo a través de la pujante comunidad de autores Imagina, fundada por José Antonio en 2014. “Historias de Toronto” ha sido un éxito en todos los sentidos y ha contribuido a reformular las dinámicas de trabajo, edición y promoción de la literatura en español en Canadá. Ahora ya estamos embarcados en un nuevo proyecto que, de momento, queremos desarrollar con diiscrección, pero que sigue la línea del anterior.  

¿Qué le puede decir a sus seguidores y admiradores para que sigan sus sueños?
Soy poco dado a las frases inspiradoras o motivacionales. No me las creo, me parece que generalmente esconden una impostura. Creo más en las acciones y en la capacidad del ser humano para adaptarse a cualquier escenario, incluso al más sombrío y desdichado, para salir después fortalecido.

¿Cuáles son los planes a futuro para Juan Gavasa?
Ser feliz.

¿Una anécdota que nos quiera contar mientras ha vivido en Canadá?
Muchas, algunas divertidas y otras, pocas, desagradables. Pero me quedo, porque al final he aprendido a reírme de mi mismo en esas situaciones, con los problemas de comunicación que al principio tuve en los Drive Thru de Tim Hortons. Conseguir un Double Chocolate Dount se convirtió en una misión imposible… ja ja ja

¿Qué le ha enseñado Canadá?
Me ha enseñado a ser más tolerante, a perder el miedo al otro y, sobre todo, a encontrar mi verdadero lugar en el mundo. Canadá nos pone a todos en nuestro sitio, en nuestra dimensión real. Para darse cuenta de ello hay que ser emigrante.

¿Quién o quiénes son sus personas favoritas en el mundo?
Mi hijo y mi mujer.

¿Si pudiera cambiar algo en el mundo, que sería?
Me gustaría un mundo con menos estupidez, fanatismo, intolerancia e impostura. Me gustaría un mundo con más verdad.

¿Y ahora hablando más de usted ¿Qué hace a la hora de divertirse?
Me encanta cenar con amigos y tener charlas interminables con un buen vino tinto. Soy un conversador impenitente y disfruto de la polémica en la misma medida que valoro a un conversador inteligente. Me gusta mucho y me hace muy feliz el ciclismo, hacer largas salidas en carretera, aunque añoro las montañas del Pirineo español, más propicias para la épica que las llanuras de Ontario.

¿Quién es su artista favorito?
Son tantos… en música te diría que Miles Davis, John Coltrane, Bill Evans, Bowie, Prince, Van Morrison, Tom Waits, Dylan, Paul Weller, Beatles, Springsteen, Marvin Gaye o Stevie Wonder. En pintura, Marc Chagall, Picasso, Goya, Vermeer, Klimt, Kandinsky y Hopper.

¿Cuantos libros ha escrito en su vida?
He escrito cerca de 20 libros, si incluimos las obras colectivas en las que he participado como coautor. También he coordinado la edición de otros muchos libros.

¿Cuál o cuáles son sus libros favoritos? Alguna recomendación?
Qué difícil, depende del día. Te hablaré de libros que me han impactado recientemente: “Nada se opone a la noche” de Delphine de Vigan; “Manual para mujeres de la limpieza”, de Lucía Berlín; “El Reino”, de Emanuelle Carrere y “Tan poca vida” de Hanya Yanagihara. Si tuviera que recomendar un libro sería “El libro de las ilusiones” de Paul Auster o cualquier cuento de Chejov

¿Cuál sección de La Guía Magazine le gusta más?
Pues te diría que el confesionario. Creo que alienta la parte chismosa que todos tenemos.