Joseph William Bovard

“Canadá es un país de grandes oportunidades. Si uno trabaja duro”


Screen Shot 2017-11-06 at 8.30.31 PM.png

El título que acompaña a este escrito ejemplifica de manera notable la doctrina que ha puesto en práctica durante toda su vida Joseph William Bovard. Corría el mes de abril y el año era 1.969 cuando William arribó a Canadá. El resto es una historia admirable en la que la responsabilidad y la autogestión hacen llave para encumbrar, a este hombre,  en uno de los cargos de mayor respeto y dignidad de cuantos se puede aspirar en la carrera gubernamental. 11 años atrás William aplicó por una magistratura en convocatoria abierta; el resultado es que hoy nos dirigimos a él, con el mayor de los respetos, como Juez del Tribunal Supremo de Justicia de Ontario.  

“He disfrutado mucho de las oportunidades que tenido en Canadá de ejercer mi profesión. He tenido una carrera muy interesante. He podido trabajar con mucha gente por todo el país y al extranjero también”. Como abogado primero y después como juez de la nación, William siempre ha pugnado por hacer valer los derechos de individuos o comunidades que han visto como se vulneran sus derechos de alguna manera. Siempre fue así. Sus más cercanos aplauden la manera en la que supo mantener esa humildad que le caracterizaba cuando comenzó a ganar sus primeros salarios trabajando en un supermercado. Esa misma humildad se hace evidente en su forma sincera de expresarse y hablar desde su experiencia de los temas más importantes de la agenda nacional.

 “Empecé trabajando en un supermercado y continué en ese trabajo durante mis estudios en la universidad y en la facultad de derecho”. Es sencillo que se pueda llegar a suponer que un trabajo en un supermercado no se corresponda con una carrera de derecho; No es así en este caso, pues mantener presente el recuerdo de un pasado justo y elogiable le ha permitido siempre mantener la perspectiva de las cosas que son realmente importantes. El siguiente paso, una vez obtenida la bendición de la academia, fue comenzar a ganar experiencia como abogado titulado. En el transcurso de 11 años, el entonces abogado Bovard solidificó una carrera ejemplar, sacando adelante procesos a su propia cuenta; Pero también trabajando junto al gobierno. Sus destrezas y habilidades como jurista se depuraban con el paso del tiempo y cada caso aportaba un invaluable grano de experiencia que le sería vital para proyectarse a un nuevo proceso profesional.

A su postulación para ocupar un cargo en la magistratura de la provincia fue respaldada por una intachable hoja de vida. La designación de Joseph Bovard como Magistrado del Tribunal de Justicia de Ontario invistió en su persona el deber y la responsabilidad de administrar  justicia a los ciudadanos siendo imparcial a los demás poderes. “Mi trabajo con el tribunal de justicia de Ontario me trae mucha satisfacción porque es muy interesante y me da la oportunidad de ayudar a muchos”. Su tarea la define de una forma acorde a su personalidad, directa y sin dilaciones: “Mi misión como magistrado del tribunal de justicia de Ontario es de juzgar los casos que me presentan de la manera más justa posible”.

Es importante reiterar en las palabras del Magistrado Bovard cuando dice “de la manera más justa posible” pues su trabajo no es nada fácil. No son pocas las veces en las que la objetividad de quien imparte justicia se encuentra encrucijada entre jurisprudencias y precedentes que pueden condicionar la correcta aplicación de la justicia. “Lo más duro y difícil de mi trabajo es de hallar las resoluciones más justas en los casos que se me presentan. El derecho y las relaciones humanas son muy complejas”. A la par de su trabajo en los altos tribunales de la provincia de Ontario, Joseph logra procurar algo de su tiempo para hacer trabajo voluntario con la comunidad, para así enseñar a la gente sobre la forma en que se desenvuelve el sistema de justicia.

Sus perspectivas a futuro se alinean con su ideología del presente. “Seguir mejorando como magistrado para poder ayudar de mejor manera a todas las personas. Voy a continuar haciendo el trabajo que hago actualmente Y siempre tratando de mejorar mis habilidades”. Y como no podía ser de otra forma, su consejo para los lectores apunta a hacer lo correcto para sí mismo y para otros. “Mi consejo es determinar lo que le gusta hacer y hacer todo lo posible para prepararse de la mejor manera  para hacerlo. Y también de ayudarles a otros hacer lo mismo”.