Jaime Muyal

32 Años de Sonrisas.


Screen Shot 2017-04-11 at 7.37.34 AM.png

Oportunidad especial en este inicio de nuevo año en el que dedicamos estas líneas a un profesional de la salud oral que no es natal de alguno de nuestros países comunes. De hecho, el doctor Jaime Muyal es nacido en un lugar que, fácilmente, está al otro lado del planeta que nos es conocido; Marruecos, en África del Norte, es una de las regiones que más fascinación ha despertado en la mente de exploradores, escritores y aventureros. Emplazamientos históricos testigos de sucesos que moldearon la realidad de un mágico continente como las Murallas de Esauira o Kasbah des Oudaias son testamento vivido de la rica cultura del doctor Muyal.

Pero, salvando las casi incontables diferencias culturales con nuestra herencia hispana, la historia del doctor Muyal contienen suficientes referencias y lugares comunes a nuestros propios testimonios. Siendo muy joven salió de su lugar de nacimiento junto a su familia. Una apuesta por la universalidad de un país que sabe hacer sentir a quien sea, de donde sea que venga, en su hogar. “Llegué a este bonito país en 1.974 siendo adolescente y sin conocimiento de la lengua inglesa”. Una rápida mirada a la actualidad demuestra como el trabajo y la paciencia bien saben dar sus frutos; en el caso del doctor Muyal le encontramos como Licenciado en Microbiología de la Universidad de Toronto y con un Doctorado en Odontología, también de la Universidad de Toronto.

Al momento de leer este artículo habrán pasado 32 años (1.984) de que el doctor Muyal se licenciase; y a día de hoy continúa ejerciendo la odontología. Profesión por la que, sin ningún titubeo, confiesa adorar. Llegar muy joven a conocer una nueva sociedad, en su caso, fue una ventaja que le permitió hacer sencillo ese proceso de asimilación.  Después de unos buenos años de universidad trabaja por tres años junto a uno de sus colegas, conociendo y asimilando todo lo que refiere al mercado dental. Tiempo suficiente para tirar una  moneda al aire y hacerse con su propia clínica dental. Era el año 1.988 y al igual que entonces a hoy día, la satisfacción y la sonrisa en la cara de sus pacientes siguen siendo su principal motivación.

Su firma de trabajo se veía, cada vez más, en la sonrisa de muchas personas. Eso le permitió dar un nuevo paso y abrir una segunda clínica en el año 1.996. “Actualmente continúo trabajando en mis dos consultas, además de ofrecer servicios quirúrgicos en varias otras clínicas”. El doctor Muyal no es un hombre de muchas palabras, más bien es el tipo de persona que deja que sus acciones hablen por él. Un hombre humilde que gusta de aceptar las cosas tal cual son. Ejemplo es el entender que habrá de llegar el momento en que pase el testimonio a su hija para que sea ella quien continúe con su legado al momento que ella se licencie como odontóloga. Cuando el momento llegue sabrá que, aunque fue difícil, pudo equilibrar su vida laboral con la familiar; y que todo lo que se hizo fue lo correcto.