Felipe Slinin

“Un inmigrante es como una planta, se cambia a otra maceta y poco a poco tiene que echar raíces”.


¿Cuál es el legado más importante que puede dejar una persona en esta vida? - ¿Una familia educada bajo solidos valores de respeto y honestidad? - ¿Una marca propia que se ha forjado gracias al esfuerzo y la dedicación? - ¿El cariño y la gratitud de incontable cantidad de personas que te han de recordar con una sonrisa aunque no seas familia? Todo esto junto y muchísimas cosas más son el testimonio que Felipe Slinin deja tras su partida. Un hombre absolutamente integro, amigo personal de esta casa, quien siempre tenía un minuto para compartir sus experiencias y enseñanzas en estas páginas. Sirvan estas pocas palabras como un sentido y necesario homenaje a un ilustre hermano latino.

Como anotamos en su momento “Amante absoluto de sus raíces latinas, Felipe en compañía de su esposa Julia y su pequeña hija, salen de su patria, en el año 90, en busca de aquella meta que persigue casi todo inmigrante, un futuro mejor para su familia”. Incontables horas de trabajo y esfuerzo podrán ser atestiguadas por sus más cercanos en esos momentos en los que Jane Street Optical se hace realidad.

Felipe siempre comentaba que su principal cualidad era la honestidad. Ninguna duda de ello. Es la marca indeleble que queda impregnada en cada uno de sus trabajos. Ahora esa misma honestidad será la bandera con las que la nueva administración de Jane Street Optical planea continuar adelante. Continuar la política de amigo y no cliente que iniciase su fundador 12 años atrás.

El nuevo equipo de trabajo se encuentra encabezado por Goolam Begg, colega y amigo personal de Felipe por más de dos décadas. Un conocedor de este negocio tanto como el mismo Felipe. Bajo su guía, Goolam mantendrá intacta la tradición de calidad y honestidad de Jane Street Optical.

Goolam y sus compañeros reciben una herencia de trabajo y dedicación, de agradecimiento y apoyo para una comunidad que supo hacer propia la óptica de Felipe.

Los mejores éxitos para esta nueva administración. La historia de Felipe Slinin no será olvidada y es alentador darse cuenta de que su legado está en las mejores manos.