Feliz Navidad!

Screen Shot 2018-12-05 at 11.32.17 AM.png
 

Por: Iván Méndez

Llegó diciembre y con él sus fiestas y celebraciones de Navidad y Fin de Año. Un mes de emociones encontradas por el año que se va y también por el que llega. Este mes, para la mayoría, representa momentos en comunidad, donde se comparte entre familia y amigos para disfrutar y agradecer por un año más, por un ciclo que termina y uno nuevo que comienza. Generalmente, en este mes reflexionamos sobre las metas que teníamos para este año y sobre la lista de metas que tenemos en mente para el año nuevo. Es un mes donde damos y recibimos, donde amamos y nos dejamos amar, donde la esperanza regresa porque llega una nueva oportunidad de volver a empezar. Sin embargo, en medio de las emociones encontradas, de la celebración y la alegría de las fiestas, yace una llave sumamente importante para tan anhelado nuevo comienzo.

Soñar, planear y ejecutar son herramientas maravillosas para el desarrollo personal. Por ende, cada área de nuestra vida debe incluir un proceso como tal para el mejoramiento integral de nuestra vida. No obstante, por lo general, es más fácil hacer esta práctica cuando se trata de nuestras finanzas, de nuestra salud o de nuestro crecimiento profesional. Es por esto por lo que quisiera formular una pregunta no tan usual cuando se trata de metas para el año nuevo:

¿Qué metas tienes en mente para tu corazón y tus relaciones interpersonales?

Tendemos a pensar que esto no es tan importante, pues tal vez nos hemos acostumbrado a sobrellevar una vida con corazones duros y relaciones rotas, pero el verdadero éxito está compuesto de una armonía integral, lo cual incluye a nuestra alma.

Hoy te invito a que tomes un tiempo para reflexionar sobre tu relación con tus seres queridos y contigo mismo. Te invito a que te formules las siguientes preguntas:

·         En cuanto a mi conyugue, padres, hijos, hermanos, amigos:

¿Cómo fue mi relación con ______________ este año? ¿Cómo es nuestro trato personal y nuestra comunicación? ¿Hay intimidad, de corazón a corazón, entre nosotros?

·         En cuanto a mí mismo/a:

¿Cómo fue mi relación conmigo este año? ¿Qué tipo de pensamientos tuve este año sobre mí mismo/a? ¿Cómo es mi comunicación interna (soy amable conmigo, me juzgo, me condeno, tengo paciencia conmigo mismo/a)?

Una vez tengas las respuestas a estas preguntas, podrás tener una idea sobre qué está funcionando en tus relaciones y qué podrías mejorar.

Al terminar esta primera parte, te invito a que hagas una nueva lista sobre acciones específicas que puedes llevar a cabo a lo largo del año nuevo, para sanar y mejorar estas relaciones. Es importante que este ejercicio no lo hagas sólo en tu mente, sino que lo pongas por escrito, pues te permitirá medir tu progreso.

A continuación algunos ejemplos:

Si te das cuenta de que la comunicación con tus hijos carece de palabras de afirmación de ti hacia ellos, puedes decidir que una de tus metas para el nuevo año sea reconocer y expresar sus cualidades de manera verbal.  Por ende, un paso intencional puede ser que todos los días busques reconocer al menos una cualidad en ellos.

Por otro lado, si consideras que regularmente no ha habido intimidad de corazón a corazón con tu cónyuge, tu paso intencional podría ser que decides apartar un momento a la semana para tener un espacio a solas, donde puedan expresar lo que sienten, lo que piensan y tener así esa intimidad que desean.

De igual manera, si te das cuenta de que los pensamientos que tienes hacia ti mismo/a son generalmente tóxicos o limitantes, podrías decidir que tu paso intencional sea que cada mañana, cuando te levantes y te mires al espejo, expreses afirmaciones como “soy valioso/a, soy importante, soy especial, soy inteligente” etc.

Estas son tan solo unas ideas de pasos intencionales y metas para que tu alma prospere en este año que comienza. Lo importante es que las acciones que decidas tomar sean específicas y que guardes esta lista, para que puedas evaluarla mes a mes y tener el enfoque de lo que decidiste llevar a cabo a principio de año.