La paz: una oportunidad para Colombia que no se puede dejar pasar

Imagínese por un momento un amanecer en Colombia una vez firmado el acuerdo de paz…


Imagínese la tranquilidad que sus hijos y nietos tendrán en un país sin conflicto armado, tal como le ha tocado a las últimas tres o cuatro generaciones que debieron sentir el rigor de una guerra interna que no creamos. Donde más de siete millones de personas fueron afectadas y millones tuvieron que desplazarse de ciudad o de país, dejando atrás su entorno, sus sueños, sus pertenencias, en otras palabras… su vida.

Imagínese las oportunidades que tendrán los colombianos en un país con  más desarrollo y más inversión social gracias a que el 60 por ciento del Presupuesto General de la Nación ya no se destinará a guerra.

Imagínese las oportunidades laborales que habrá de la mano de la llegada de mayor inversión extranjera en un país estable.

Estos son algunos de los beneficios que traerá en el futuro la firma de un acuerdo de paz con las FARC-EP.

El más importante de todos los acuerdos fue el logrado el pasado 23 de junio, donde las FARC-EP y negociadores anunciaron el cese definitivo y dejación de armas.

El discurso de Timochenko, frente a ocho mandatarios de los países garantes del acuerdo y ante el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, durante la ceremonia de anuncio de esta gran noticia fue muy importante porque por primera vez las FARC-EP reconocieron a la Constitución Nacional como la única carta de navegación jurídica, como la Carta Magna que es. Con ello renuncian a su propuesta de una constituyente.

Además, también aceptaron el plebiscito como mecanismo de refrendación del acuerdo porque en definitiva serán los colombianos quienes aprueben o no el acuerdo.

El discurso de Timochenko también fue importante porque reconoció al Ejército Nacional como la única Fuerza legítima del país. ¿Cuándo en estos 50 años de guerra hemos escuchado a las FARC-EP reconociendo al Estado colombiano? Con el acuerdo de paz definitivamente ganamos todos, así tengamos que ceder en algunos aspectos. ¿Por qué tenemos la creencia de que al ceder estamos perdiendo? 50 años de guerra nos dejan concluir que ese no es el camino, que solo sirvió para generar más odio y desigualdad.

En esta negociación no hay vencedores ni vencidos. Todos estamos ganando. Lo sucedido en el pasado fue muy importante y de alguna forma contribuyó a lo que está sucediendo en este momento.

Es así como del proceso de paz del ex-Presidente Andrés Pastrana se obtuvieron grandes aprendizajes sobre cómo debía ser la negociación y lo más importante la comunidad internacional empezó a voltear los ojos a Colombia. Asimismo, fue importante la política del ex-Presidente Álvaro Uribe con la cual se logró reducir el tamaño de las FARC-EP y al mismo tiempo nos demostró que no era suficiente la guerra, si no que estábamos ante un ejército con el cual debíamos dialogar y es justamente lo que se ha hecho en los últimos años, pese al alto costo político que ha tenido para el Presidente Juan Manuel Santos, quien sabiamente antepuso el interés por un país en paz al ego de tener una aceptación de imagen alta.

Lo acordado

Reforma Rural Integral

Este acuerdo sienta las bases para la transformación del campo y crea las condiciones de bienestar y buen vivir para la población rural. Busca la erradicación de la pobreza rural extrema y la disminución en un 50% de la pobreza en el campo en un plazo de 10 años, la promoción de la igualdad, el cierre de la brecha entre el campo y la ciudad, la reactivación del campo y, en especial, el desarrollo de la agricultura campesina, familiar y comunitaria

Acuerdo Participación Política - Apertura democrática para construir la paz

Este acuerdo busca fortalecer la participación de todos los colombianos en la política, los asuntos públicos y la construcción de la paz. Busca la ampliación de la democracia como camino para tramitar los conflictos de manera pacífica y el rompimiento definitivo del vínculo entre política y armas, así como abrir la puerta para que en Colombia nos integremos a una cultura de reconciliación, convivencia, tolerancia y no estigmatización.

Fin del conflicto

Desescalamiento del conflicto armado y la construcción de confianza a través del Acuerdo sobre Limpieza y Descontaminación del Territorio de la Presencia de Minas Antipersonal, Artefactos Explosivos Improvisados y Municiones Sin Explotar o Restos Explosivos de Guerra en General. Este acuerdo contribuirá a generar condiciones de seguridad para los habitantes que se encuentran en zonas de riesgo por la presencia de este tipo de artefactos.

Acuerdo Solución al problema de las drogas ilícitas

En el marco del fin del conflicto será posible dar un tratamiento diferenciado a este problema promoviendo la sustitución voluntaria de los cultivos de uso ilícito y la trasformación de los territorios afectados, dando la prioridad que requiere el consumo de drogas ilícitas bajo un enfoque de salud pública e intensificando la lucha contra el narcotráfico.

Acuerdo sobre las Víctimas del conflicto - Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición.

El Sistema Integral está compuesto por diferentes mecanismos judiciales y extrajudiciales que se pondrán en marcha de manera coordinada con el fin de lograr la mayor satisfacción posible de los derechos de las víctimas, rendir cuentas por lo ocurrido, garantizar la seguridad jurídica de quienes participen en él, y contribuir a alcanzar la convivencia, la reconciliación, la no repetición, y la transición del conflicto armado a la paz.

Cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo

Terminar de manera definitiva las acciones ofensivas entre la Fuerza Pública y las FARC-EP, las hostilidades y cualquier conducta que no deba ser ejecutada de acuerdo con el anexo de las Reglas que Rigen el cese de fuego y hostilidades definitivo. Asimismo, incluye la dejación de armas, el cual es un procedimiento técnico y verificable mediante el cual la Organización de Naciones Unidas (ONU) recibe la totalidad del armamento de las FARC-EP para destinarlo a la construcción de monumentos.

Asimismo, en el marco del  “Acuerdo sobre la salida de menores de 15 años de los campamentos de las FARC-EP y compromiso con la elaboración de una hoja de ruta para la salida de todos los demás menores de edad y un programa integral especial para su atención.