200 años de independencia y libertad en Argentina


El contexto político y de emancipación en la colonia española del Rio de la Plata se vio directamente afectado por la situación política europea de gran influencia en las colonias americanas durante el siglo 18. La Independencia de Estados Unidos (1776), la Revolución Francesa (1789), el Iluminismo (fines del siglo XVII hasta el inicio de la Revolución francesa) y la invasión de Napoleón a España  fueron todos fenómenos políticos que cuestionaron el Antiguo Régimen, la idea de la monarquía como forma de gobierno y las instituciones tradicionales como la Iglesia.

Fernando VII, Rey de España entre marzo y mayo de 1808, fue derrocado y nombrado nuevamente Rey desde diciembre de 1813 hasta su muerte. En su último periodo reinstauro el absolutismo e intento recuperar los territorios coloniales americanos en pleno proceso de separación de la corona. En el Río de la Plata, el temor era que las fuerzas realistas pudieran revertir los ideales revolucionarios e independentistas.

Cabe mencionar que el contexto general latinoamericano era de grandes cambios ya que Haití, en 1904, fue el primer país que declaro su independencia bajo la influencia de las ideas liberales de la Revolución Francesa. En ese mismo año Quito estableció la Primera Junta independiente de América Latina. En abril de 1810 tuvo lugar el proceso independentista de Venezuela que instala su Primera Junta de Gobierno y también tiene lugar la Revolución de Mayo en Argentina. El 20 de Julio tuvo lugar en Colombia la llamada ‘Reyerta del Florero’ que detono una revuelta en Bogotá y que pronto se convertiría en el símbolo emancipador colombiano. En México en el mes de septiembre tiene lugar el ‘Grito de Guerrero’ y en Chile la Junta de Santiago convoca a un Congreso Nacional que declara la libertad de comercio. Finalmente en 1811 se produce el ‘Grito de Ascencio’ que inicia las primeras acciones revolucionarias contra el poder español. En Mayo se produce el estallido revolucionario que declaran la independencia del Virreinato del Rio de la Plata y en Noviembre de 1811 tiene lugar el ‘Grito Centroamericano’ como primera sublevación en la región de Centroamérica.

La triunfante Revolución de Mayo en 1810, ocurrida en Buenos Aires, desató el inicio de la guerra de la Independencia de las Provincias Unidas del Rio de la Plata que culminó con la segregación del Virreinato respecto del poder español. Fue el abogado y político Juan José Castelli, conocido como el `Orador de Mayo` por su enérgico apoyo a la Revolución de Mayo de 1810, quien participo de la ‘Primera Junta de Gobierno’ como uno de sus seis vocales. También fue Castelli el representante enviado por la Primera Junta tras la derrota de la Contrarrevolución de Córdoba para supervisar el fusilamiento del ex virrey Santiago de Liniers y ponerse al frente del Ejército del Norte en la Perú.

Mediante un Decreto de 1812 el ‘Primer Triunvirato’ establece el fin del comercio de esclavos y en 1813 la Asamblea Decreto la libertad de vientre, es decir la libertad de los hijos de madres esclavas y su libertad cuando contrajeran matrimonio o sean mayores de edad. También concedió la libertad nominal a todos los afro-descendientes nacidos de una mujer en cautiverio. La abolición de la esclavitud forma parte de la Constitución de la Confederación Argentina de 1853. Debe destacarse que este Decreto inicio a una proyección regional que dio lugar a un escenario de libertad para para los hijos de esclavas y sus siguientes generaciones.

De 1813 a 1815 la Asamblea Constituyente de Diputados de las Provincias Unidas del Rio de la Plata tuvo como objetivo que los representantes reconocieran la soberanía del pueblo, proclamaran la independencia de las Provincias Unidas y redactaran una Constitución que definiese jurídicamente el nuevo Estado. Si bien estas dos últimas finalidades no se cumplieron, la Asamblea estableció una importante cantidad de reformas en las instituciones rioplatenses.

En abril de 1815, una revolución terminó con el gobierno realista de Carlos María de Alvear. Los revolucionarios exigieron la convocatoria de un Congreso General Constituyente, que tuvo lugar en la Provincia de Tucumán, al que todas las provincias habían enviado sus representantes iniciando las sesiones el 24 de marzo de 1816.  Esta Asamblea legislativa y constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata, actualmente la República Argentina, sesionó entre 1816 y 1820 y es recordada debido a que allí es donde fue sancionada la Declaración de independencia de la Argentina y la Constitución Argentina de 1819.