Los 5 errores más comunes de los emprendedores actuales,

Muchas veces fatales para sus emprendimientos

Por Bernardo Riveros (Emprendedor, orador & coach). bernardoriveros.com

emprendimiento.jpg
 

Terminamos la edición anterior hablando de las tres áreas necesarias que un emprendedor debe conocer y saber manejar para lograr un enfoque correcto en su emprendimiento.

Hablamos entonces del área técnica y quedamos por desarrollar el área de gerencia y el área de visión. Una manera más fácil de explicarlo es tratando de entender que como emprendedores debemos poseer tres personalidades o tres maneras de ver y manejar todo alrededor del día a día en nuestro emprendimiento.

Tú como el técnico en tu emprendimiento; eres el que sabe cómo hacerlo. Por ejemplo, si has trabajado por varios años como profesor en una escuela privada puede ser posible que llegues a pensar en querer hacer tu propia escuela pues sabes como “enseñar”. Esa es tu habilidad técnica y lo más probable es que si llegaste a ser maestro(a) por pasión es algo que seguramente haces muy bien.  Pero que sucede, un emprendimiento no podrá salir adelante solo con poseer la habilidad técnica, en otras palabras, una escuela no será realmente exitosa solo porque su dueño es un excelente maestro.  

La segunda personalidad entra a jugar un papel importante en ese momento. Ya sabes cómo hacer lo que quieres hacer (enseñar, si seguimos con el mismo ejemplo). Ahora debes saber cómo crear y correr una escuela. En ese momento debes salir del aula de clases y sentarte en la silla del gerente general de la empresa. Tienes que saber desde la estructura legal para ser constituido, como también poseer un amplio entendimiento de los temas financieros. No puedes dejar por fuera todo lo relacionado con el personal, o empleados, leyes laborales, tipos de contrataciones, etc. Así como también, algo muy importante, la manera de lograr atraer a los que serán tus clientes en la escuela: ¡el mercadeo! 

En esa misma silla del gerente debes saber todos los pormenores de cómo correr una escuela. Toda su logística, operatividad, empleados, salarios, leyes, estados financieros, negociaciones con proveedores, con los bancos y con representantes legales de otras organizaciones. Si te estás dando cuenta, entre más hablamos desde la silla del gerente menos tiempo te quedará de hacer lo que te gusta “enseñar”. Todo tu entrenamiento como pedagogo pasa a un segundo plano por la necesidad de logar correr la escuela. 

Por último, tienes que sacar el tiempo también para poderte sentar en la silla del Director Ejecutivo o el líder (cabeza) principal de la organización. En esa posición no solo debes saber lo que el “técnico” y el “gerente” están haciendo, sino que les debes dar dirección a ambos. El primero sabrá como enseñar, el segundo sabrá como correr una escuela y el tercero deberá saber para donde van, cuál es la visión de la organización y si están caminando o no para alcanzarla. Supongamos que parte de la visión es la expansión a otras ciudades u otros países, es allí donde sentado desde esa silla deberás desarrollar la estrategia de crecimiento de la organización (todo esto te coloca en un lugar lejos de donde querías estar en primer lugar, enseñando).

Continua en la siguiente edición…

No olvides visitar mi página web bernardoriveros.com y sígueme en las redes sociales donde comparto de mis experiencias como emprendedor, considero que serán de valor para ti.