Elke Rubach

"Inicialmente vine a Canada por "un año" y eso fue hace casi 12 años! Creo que ya me quede"

SEPTIEMBRE 2015


Unas pocas palabras que resumen lo que ha sido toda una experiencia que redefinió totalmente la vida de Elke Rubach. Trabajar, aprender y conocer eran los propósitos que se acomodaron a su equipaje cuando llegara a este país, más de 10 años atrás. La idea era estar en Canadá por un año. Claro que el ambiente laboral y las oportunidades que Canadá ofrece son incuestionables, pero de hecho fueron muchas más las razones que llevaron  a Elke a hacer de Canadá su nuevo hogar. 

Una trayectoria de éxito que en este instante la encuentra como fundadora de su propio despacho de asesoría y planeación financiera y seguros: Rubach & Associates. Un pico indiscutible en una carrera que tuvo comienzo en su natal México D.F. “Hice la carrera de Derecho en México y posteriormente una maestría en derecho financiero y bancario en la London School of Economics en Inglaterra”. Elke siempre se ha reconocido a sí misma como una mujer energética, dinámica y adaptable. Capaz de ir a por todas por un compromiso hecho, directa y decidida, pero sin dejar de lado el sentido del humor. Su original manera de encarar los retos la proyectaron a la carrera profesional mientras aún cursaba estudios en la universidad. Primero con el gobierno, en el área penal. Experiencia que le sirvió para comprender rápidamente que su nicho estaba lejos de este sector. La siguiente etapa llegó con su ingreso a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. “Después me fui al sector privado y conocí al despacho canadiense en el cual trabajaría después de la maestría”.

Ese fue el momento del cambio, de canjear el calor natural que inunda a su ciudad natal por los  blancos inviernos del extremo norte del continente. “Llegué a Canadá en 2003 contratada por uno de los despachos de abogados de Bay Street donde trabajé por casi tras años más. Dentro de todo y estando consciente de lo difícil que es inmigrar, mi experiencia ha sido fantástica.  Llegué a Canadá como "skilled worker under NAFTA" y me tomó literalmente 10 minutos y $150 dólares tener mi permiso de trabajo”.

En el aspecto profesional, claro que se aprende y solidifica uno con la experiencia. Pero muy a pesar de cualquier episodio de esos que siempre ocurren cuando se está iniciando algo, su compañía  Rubach & Associates ha cumplido más de tres años ofreciendo alternativas seguras y confiables en los campos de la inversión financiera y de seguros. Tres años que se antojan pocos sí se tiene en cuenta las proyecciones de crecimiento que la compañía se plantea en el futuro. “Es un privilegio poder decir que R&A no es trabajo, es más la oportunidad de ayudar a nuestros clientes a establecer planes financieros, así como proteger a sus seres queridos y el estilo de vida que cada quien decide”. 

Su labor está lejos de ser un empleo de escritorio pues su manera de trabajar le permite a Elke adentrarse de forma especial en lo que ha sido la vida personal de sus clientes. Cada historia es, totalmente, un universo aparte; de las cuales se permite alguna moraleja para darle su propio estilo. “Me fascina poder conectar gente y ayudar. Hemos podido crear un equipo espectacular donde cada uno de nosotros se dedica a hacer lo que nos gusta y es nuestro fuerte”. Pero uno de los puntos fuertes de su trabajo es que le otorga la flexibilidad de dedicar tiempo a su familia, “son el mundo para mí y mi razón de ser”, logrando a la perfección ese equilibrio entre el plano personal y el profesional que en ocasiones parece imposible de alcanzar.  Al mismo tiempo, Elke dedica bastante tiempo a la filantropía. Su corazón está naturalmente con los niños y por ende está activamente recaudando fondos y organizando eventos para diferentes causas que protegen a los niños pero principalmente el Sick Kids Hospital. 

El trabajo de Elke en lo referido al área de seguros es bien particular, si se tiene en cuenta que cobra vigencia en su total dimensión su importancia en el momento en el que ocurre un deceso. Afortunadamente en el tiempo en que R&A ha operado, no han tenido que hacer frente a una situación similar. No obstante la certeza de que un percance de estos puede ocurrir en cualquier momento siempre le corta la respiración por algunos instantes.

El potencial que la compañía ha demostrado es innegable y los planes para llevarla a un siguiente nivel ya se han barajado. Pero Elke prefiere mantenerse enfocada en el presente. La compañía eventualmente se expandirá más manteniendo el ideal de trabajo honesto que ha sido su bandera. Mientras tanto ella quiere “disfrutar con mi esposo a mis hijos (mis ratones) y ver cómo crecen y cambian cada día, volviéndose personitas muy especiales”.