EL TEATRO COMO MEDIO PARA MANTENER A JOVENES ALEJADOS DE LA CALLE EN EL SALVADOR

Por Karen Leiva

Rosa M Cruz photo 1_IG.JPG

Para Rosa Cruz, realizar un voluntariado en Suchitoto, una pequeña ciudad ubicada a unos 30 kilómetros de San Salvador es bastante parecido a estar en casa; cuando tenía 18 años, trabajaba en esta misma ciudad. Estar aquí le recuerda cómo era Suchitoto mucho antes que la inestabilidad e inseguridad la llevaran a tomar la decisión de dejar El Salvador para venir a Canadá.

Hoy Rosa puede ver que, a pesar del progreso logrado, hay aún muchos retos pendientes. Las pandillas callejeras son uno de los problemas que más afectan a las comunidades. Estas pandillas son bien organizadas y estructuradas, y siempre tratan de reclutar a jóvenes. “Entiendo muy bien esta difícil situación que enfrentan los y las jóvenes, y quiero ayudarles”, dice Cruz.

Para ayudar, Cruz decidió realizar un voluntariado con Cuso International en El Salvador. Está trabajando con EsArtes, un grupo de teatro que brinda formación técnica a jóvenes, permitiéndoles desarrollar su autoestima, hacer oír su voz en su comunidad y aprender nuevas habilidades. “Proporcionar a los y las jóvenes un lugar seguro a donde ir y aprender les da esperanza para su futuro y los mantiene alejados de la calle”, señala Cruz.

Mediante el teatro, los y las jóvenes han podido acceder a oportunidades que nunca antes habían existido, dice Cruz. A menudo son contratados por empresas para representar viñetas u obras teatrales sobre temas relacionados con la educación.

En los últimos cinco años Cuso International, en asociación con el Festival Stratford, ha apoyado el proyecto EsArtes movilizando a más de 40 voluntarios y voluntarias que han compartido sus conocimientos y habilidades técnicas en teatro y las artes. Cruz no es actriz, pero tiene una pasión por la justicia social, en particular por ayudar a jóvenes, niños y niñas. Como otros voluntarios y voluntarias, Cruz trabaja con el grupo EsArtes para alcanzar objetivos de desarrollo organizacional, contribuyendo a fortalecer las capacidades de la Junta Directiva y del personal en materia de recaudación de fondos, gestión financiera, marketing, comunicaciones y gobernabilidad.

“La cooperación voluntaria da un rostro humano y solidario a las relaciones entre el Norte y el Sur”, señala Cruz. “Para construir un mundo mejor, necesitamos relaciones más solidarias y respetuosas entre los pueblos. Necesitamos aceptar la diversidad y ser más tolerantes”.

Cuso International exhorta a los y las canadienses hispanohablantes a ayudar a llenar puestos de voluntariado en América Latina. Actualmente, hay casi 20 puestos de voluntariado que hay que cubrir en Perú, Colombia, Nicaragua, Bolivia y Honduras, además de 10 oportunidades de voluntariado en línea en Canadá para apoyar proyectos en América Latina. Encuentra más información en: www.cusointernational.org/espagnol