El Premeditado Circulo de las Deudas

Francisco Remolino


Al momento de leer este artículo muchos de ustedes todavía recordaran la Navidad, no por haber compartido en familia alrededor de la cena de Navidad, sino porque aún siguen pagando la tarjeta de crédito y las excesivas compras que se hicieron bajo el acaloro de las luces navideñas.  De ese momento eufórico ahora solo queda el sinsabor que trae los altos intereses de las tarjetas  cuando no se puede pagar todo en el primer mes, peor aun cuando no se puede pagar del todo.

Luego llega febrero y el San Valentín, donde las eficientes campañas publicitarias hacen olvidar las deudas de navidad, justificando compras adicionales para el ser más querido y cercano, la pareja. ¿Y cómo no darle a esa persona que tanto significa, ese regalo que a conciencia no se puede pagar? Una vez más la tarjeta de crédito cumple su objetivo y caemos nuevamente en el ciclo.

Marzo llega con el descanso para los estudiantes, Abril con la Semana Santa, Mayo con el día de la Madre, Junio con el día del Padre y los justificados gastos del verano que se extienden hasta Septiembre cuando los estudiantes vuelven nuevamente a la escuela, Octubre justifica los gastos del Halloween y ya en Noviembre empezamos a planear los gastos de Diciembre, que en muchos hogares significa las vacaciones de invierno adicionalmente a los regalos de Navidad,… y así sucesivamente seguimos repitiendo el circulo entre arrepentimientos y excesos.

¿Cómo romper este ciclo? Más de once años de experiencia en el manejo de deudas, me permite compartir con ustedes el ABC del manejo de las deudas:

Aceptar: Tener deudas es un tema generalizado y por tanto, nada de que sentirse avergonzado, lo cierto es que si usted no toma los pasos necesarios para solucionar sus problemas de deudas, nadie lo va a hacer por usted. Aceptar que sus deudas están fuera de control y que necesita ayuda requiere de menos orgullo y más realismo. Piense en todo lo que podría ahorrar si no tuviera que pagar los intereses de sus tarjetas de crédito.

Buscar: Si bien es cierto, hay muchas personas que ofrecen información sobre deudas y como solucionarlas, es su obligación asegurarse que la información que usted recibe es la adecuada para su caso.

Cuando de solución de deudas se trata hay diferentes opciones dependiendo de su situación particular, ingresos, propiedades, insolvencias previas, busque una segunda y hasta una tercera opinión antes de firmar algo, asegúrese que es la mejor opción para usted y que usted tiene claras los beneficios y obligaciones que esa opción conlleva.

Hay opciones informales como Prestamos de consolidación, propuestas informales, credit counselling, y en algunos casos no hacer nada es una opción (especialmente si sus ingresos provienen de asistencia social).

Las opciones formales son aquellas opciones legales que están definidas bajo la Ley de Bancarrotas de Canadá (Bankruptcy and Insolvency Act). Entre ellas, la Propuesta a los Acreedores o acuerdos con los acreedores para pagar parte o el total de las deudas, a través de pagos fijos mensuales, sin intereses y hasta por cinco años. La Bancarrota o declaratoria legal de la incapacidad de pagar las deudas, que trae otra serie de obligaciones y responsabilidades que se deben cumplir antes de poder obtener su certificado de terminación del proceso.

Cambiar: Una vez se ha tomado el control de las finanzas usted se enfrenta a la parte más difícil, pero al mismo tiempo la más gratificante. Tener la oportunidad de manejar las finanzas de una forma más saludable para su bolsillo significa tomar la decisión consciente de manejar el dinero de una forma diferente, seguir un presupuesto y ajustarse a él, cambiar sus prioridades financieras y darle al ahorro el lugar que se merece, son decisiones que requieren disciplina y ganas de tener un mejor futuro financiero.

Los Trustees (Licensed Insolvency Trustee), licenciados por el gobierno canadiense tenemos la responsabilidad profesional y ética de darle esa información, que por lo general es gratis en la primera cita. Si usted busca intermediarios que le dicen lo que usted quiere oír, no se puede quejar más adelante cuando  esa desinformación le traiga más dolores de cabeza que soluciones.

¿Quiere saber más sobre cómo salir de deudas? Llámeme al 416-482-5116. Recuerden, Yo soy el primer y único Latino licenciado por el gobierno Canadiense como Licensed Insolvency Trustee (antes llamado Trustee in Bankruptcy) y le puedo ayudar a solucionar sus problemas de deudas.

Francisco Remolino