SILVIA MÉNDEZ

1.    ¿Quién es Silvia Méndez y a que se dedica?

silvia collar.jpg

Silvia Méndez es ‘La Mexicana’. Después de hacer radio cada tarde durante 8 años, mi voz y mi acento me delatan. Pero también soy Embajadora Social de Turismo de Toronto; promuevo la salud y bienestar de los hispanos a través de Let’s be Japi Fest (que por cierto, tendrá lugar el 29 de Septiembre), y soy directora de ahoracanada.com.

2.    ¿Cuál es tu motivación cada día para hacer lo que haces?

Ser feliz. Mi motor es disfrutar de lo que hago a través de crear, servir y conectar. Mi estrategia es dormir bien y darle muy poquito espacio en la agenda a las cosas que no me gustan.

3.    ¿Qué querías ser de adulto cuando eras niña?

Yo quería ser periodista. Siempre quise ser periodista y contar historias. 

4.    Cuéntanos de tu familia…

Mi abuelo fue caudillo de Pancho Villa en La Revolución Mexicana… yo creo que por eso me molesta tanto la injusticia. Mi papá era ingeniero en aeronáutica, piloto aviador, antropólogo y líder sindical; de él aprendí a cuidar de mi comunidad y a volar alto. Mi mamá ya era abuela cuando estudió Derecho; de ella aprendí que ‘esto no se acaba hasta que se acaba’, y que la gente prefiere a las personas que sonríen. 

Lo más preciado que yo tengo son mis dos pelotas de cristal. Andrea y Alejandra son lo más importante y aunque la pasión que tengo por mi trabajo hizo que muchas, muchas veces perdiera el balance, afortunadamente mis hijas han sido muy fuertes y brillan con luz propia. 

Tengo un amigo y cómplice. Se llama Saúl Torres. Me gusta como rockero y me encanta como ser humano. Y tengo una Lola, una yorkie que me muestra que el amor llega de improviso. 

5.    ¿Cómo sería un día perfecto para ti?

Toda la familia en mi cama viendo una buena peli y comiendo palomitas.

6.    ¿Qué recuerdas más de tu país de origen? 

Los apapachos, que son abrazos fuertes y del alma. Los mexicanos amamos y lo demostramos. 

7.    ¿Qué es lo que más recuerdas de tu infancia? 

Recuerdo con mucho cariño los viajes con mi mamá y mis hermanos en el vochito (Sedán) azul turquesa, cantando las canciones de Timbiriche, Ricchi e Poveri y José José. 

8.    ¿Cuál es tu comida favorita? 

Los Chiles en nogada. Cuenta la leyenda que unas monjitas de Puebla los idearon para celebrar el triunfo del ejército trigarante; de ahí sus colores verde, blanco y rojo. ¡Son deliciosos!

9.    ¿Cuál es el último libro que has leído? 

Hielo negro, de Bernardo Fernández (Bef), que es parte de la saga de aventuras de la detective Mijangos. Bef además de ser un gran escritor mexicano es ilustrador e hizo un par de portadas de la revista La Palabra en Ia Ibero, cuando fui la editora. Ampliamente recomendado.

10. ¿Tienes algún miedo que no le hayas contado a nadie?

 Soy muy penosa. 

11. ¿Qué es lo que más te gusta de tu persona?

 Que no me sé rendir.

12. ¿Qué es lo que menos te gusta de tu persona? 

 Que no me la creo. Me cuesta creer en mi potencial.

13. ¿Qué cosas aprecias más en una persona? 

Como en el kínder, a mí me gustan quienes respetan turnos, comparten las crayolas, no pegan, saben trabajar en equipo, aplauden el esfuerzo y triunfo de los otros, y juegan bonito.

14. ¿A quién admiras? 

Tengo un profundo respeto y admiración por los inmigrantes. No es fácil cambiar de ruta de vida.

15. ¿Cuáles son tus sueños? 

Un día de estos me animo y me meto a la política.

16. ¿Cómo usted cree que como latinos estamos aportando al desarrollo de Canadá?

Cada acción -por pequeña que sea- habla de nosotros y de dónde venimos. Los hispanos somos luchones, creativos, amorosos y brillantes, y eso es lo que traemos a este país. Nosotros ayudamos a que Canadá sea un gran país. 

17.  ¿Qué consejo les daría a nuestros lectores? 

A la semana de que llegué a Toronto, tomé el TTC. No tenía idea de cómo indicarle al conductor que quería bajar. Oprimí el botón, pero nada. Estaba nerviosa; no quería que los demás vieran que no sabía ni salir del autobús. Pero entonces, alguien me gritó en español: ‘Da el paso y se abre la puerta’. Hasta hoy, es el mejor consejo que me hayan dado. Estoy convencida de que un paso con ganas abre muchas puertas. Lo mismo le digo a las futuras generaciones: ‘Den el paso y se abre la puerta’.