Fabiola Mesa Martínez

Estudié en la Universidad de Acapulco, Ingeniería en Sistemas. Llegué a Canadá en junio del 2002. No quería salir de mi país y dejar a mi familia, sin embargo, fue una oportunidad que tomé y aquí estoy. Mis padres me apoyaron a venirme. Muy bendecida me siento por ese apoyo y confianza que aun con el dolor de su corazón dejaron partir a su hija.

Confesionario_Fabiola.png

Lo que más recuerda de su infancia son los regalos de los reyes magos, la convivencia con mis hermanos, las posadas en navidad, las piñatas. Extraño el clima, la familia, el buen ambiente de su gente, las celebraciones.

Mi familia siempre se ha dedicado a la elaboración del pan y crecí en un ambiente de negocio en la panadería que mi padre fundó cuando yo tenía unos 6 años. Cuando me vine a Canadá yo era su brazo derecho. Vengo de una familia trabajadora a mucha honra. Mis hermanos y yo aprendimos mucho, ayudamos a mis padres después de la escuela. Fue una gran experiencia en mi vida.

Esa formación fue base para echar a andar el restaurante Tierra Azteca aquí en Toronto. La idea fue de podernos identificar aquí en Toronto como mexicanos, un punto de encuentro. Porque es lo que hacemos, vendemos productos y comida mexicana. Para mí es un honor ser parte de este punto de encuentro de los mexicanos, gente de buen carácter, sonrientes buena onda e ingeniosos”

Tierra Azteca siempre fue bendecido gracias a Dios y a nuestros paisanos mexicanos siempre apoyándonos, siempre lo he dicho, fueron claves para Tierra Azteca. Siempre traían amigos que a su vez se volvían clientes. Si no había una mesa se acercaba a otra sin problema, todos comiendo en una mesa juntos sin conocerse, esa es la magia de los latinos. Algunos que nos vieron iniciar todavía siguen siendo nuestros clientes y nos siguen recomendando. Gracias a todos

Tierra Azteca quiere seguir derribando fronteras compartiendo su cultura aquí en Canadá.

Su consejo: Echarle ganas y que no se desanimen.