Screen Shot 2018-02-19 at 6.51.21 PM.png

Esté de moda o no, el calentamiento global es un problema que concierne a toda la esfera terráquea y es pertinente no sólo abordar el tema, sino también hacer algo al respecto.

El mundo comenzó a observar este fenómeno desde el auge de las sociedades industrializadas, las concentraciones de gas invernadero en la atmósfera están en ascenso veloz, razón de que en el mundo se quema cantidades cada vez mayores de combustibles fósiles y se destruyen bosques y praderas, que tienen la tarea de absorber el dióxido de carbono para beneficiar el equilibrio y la temperatura del planeta.

El hombre comenzó a abrir los ojos con la intensión de hacer conciencia por el medio ambiente con el protocolo de Kioto, se busca minimizar el cambio climático producto de la falta de sentido común por nuestro planeta. Sin embargo el crecimiento económico, la globalización, y el afán por expandir industria está apaleando cada vez más nuestros ecosistemas y especies nativas.

Animales como el oso polar, el elefante, el tigre de bengala, el orangután, entre otras especies y subespecies de animales están en la línea de peligro de extinción a causa de la mano humana. No tuvieron éxito animales como la foca monje del Caribe que dejó de existir en el siglo XX o el león de melena negra.

El ex-presidente de los Estados Unidos Barack Obama (al contrario del nuevo presidente) vio ese problema con la lupa  durante su presidencia y se encontró con la tarea de enfrentar esta realidad del cambio climático; en el 2008 ese fue su compromiso, invertir 15 mil millones de dólares anuales para promover el uso de energías limpias en el sector privado. Una estrategia que, añadió, se traducirá en la creación de millones de nuevos puestos de trabajo. El problema es álgido ya que se ha determinado que el calentamiento global tendrá 3 etapas en su desarrollo terráqueo; en el 2005 los laboratorios Dryden de la NASA informaron que en el 2050 comenzaría la primera etapa, pero luego en inicios del 2009 se confirmó que la tierra se encuentra en la primera fase.

Esta fase golpeará con exageradas lluvias, inundaciones, desastres naturales y el descongelamiento de los polos. La segunda fase realmente será la caliente, ya que los rayos UV (Ultra Violeta) ingresarán a la tierra pero no saldrán, generando un recalentamiento tres veces a lo permisivo actualmente. Los polos para ese entonces estarán totalmente descongelados, en época de invierno el frío llegará a la medida de menos 44 grados bajo centígrados. La tercera fase iniciará en inicios del 2055, gran parte de la vida como la conocemos no seguirá igual, el 46% de las especies no habitarán la tierra y gran parte de la capa vegetal también habrá perdido su lucha contra el cambio climático.

La tarea para evitar esta realidad se centra en la conciencia humana más allá de las pretensiones económicas y políticas, nuestro hogar está siendo perjudicado por nuestra causa y se debe actuar. ¿Cuáles pueden ser las acciones para colaborar en evitar esta realidad? 

  • Separar la basura orgánica de la inorgánica y sobre todo extender la idea de reciclaje a todos quien abundan en nuestro alrededor, también lo orgánico se puede enterrar, ya que es biodegradable.
  • Las bolsas de plástico pueden ser reutilizables o tomar diferentes opciones a la hora de llevar cualquier implemento en los establecimientos comerciales.
  • Evitar en lo posible el uso del vehículo en un acto de amabilidad con el medio ambiente, es preferible caminar o movilizarse en bicicleta.
  • Es pertinente erradicar la deforestación, ya que los árboles son la fuente de nuestro oxígeno, no sobra decir que el ahorro del agua.

El llamado es a tener conciencia de esta realidad sea en la estación que sea, debemos cuidar lo que realmente nos pertenece: la tierra.