las plantas de la belleza

por: carmen martín


Unagradable paseo por el extraordinario jardín botánico de la Naturaleza será suficiente para descubrir algunos de los beneficios y de las virtudes de plantas, flores, árboles y raíces, que hoy siguen sorprendiendo a la cosmética moderna. Las flores, frutos y plantas son los principales ingredientes de las fórmulas cosméticas de última generación. Los laboratorios recorren todo el planeta para encontrar plantas con propiedades que sean capaces de hidratar, drenar, tonificar y retrasar el envejecimiento.

FLOR DE MAJAGUA

Según los tahitianos, esta flor posee poderes sobrenaturales para espantar los malos espíritus. Por tradición, se utilizaba para preparar una bebida, llamada té rosa, que es refrescante, tónica, digestiva y muy depurativa. Rica en vitaminas y ácidos orgánicos, la firma “Clarins” la utiliza en cosmética para despertar la luminosidad de la piel y contribuir a su hidratación.

KARITÉ

Se conoce como el árbol mágico, el rey de las sabanas de África occidental. Las mujeres africanas le consideran sagrado y recogen con esmero su fruto, unas pequeñas nueces, de las que obtienen la manteca de karité, conocida desde la antigüedad por su propiedades antioxidantes, además de ser rica en vitaminas A, D, E y F. Los laboratorios cosméticos utilizan el karité para elaborar productos que ayuden a regenerar la dermis y a protegerla de la deshidratación.

AVENA

Utilizada desde hace siglos como alimento, se convirtió en un cereal muy popular cuando los investigadores revelaron que era rica en vitaminas y minerales. Los productos cosméticos que contienen avena resultan ideales para suavizar y tensar la piel.

PEREJIL

Cultivado para su uso culinario, las propiedades del perejil en Francia eran conocidas por todas las mujeres que deseaban lucir una tez de porcelana. Hoy, se sabe que es un alimento con gran riqueza en vitamina C y en flavonoides que permiten aclarar la piel, así como también activar el drenaje cutáneo.

MANGO SILVESTRE

Este fruto, típico de las selvas tropicales de África occidental, tiene una pulpa amarilla y fibrosa de la que se obtienen una manteca con grandes propiedades reparadoras, hidratantes y nutrientes.

LAVANDA

Esta planta, muy común en España y Francia, posee un perfume muy fino con propiedades terapéuticas, antisépticas y antiinflamatorias. Se utiliza para elaborar cosméticos que traten el acné, la dermatitis o la psoriasis. Su aroma resulta ideal para combatir el estrés y la ansiedad.

ALOE VERA

Originaria del norte de África sus hojas contienen un gel transparente con gran cantidad de minerales y vitaminas A, E, y B capaces de favorecer la cicatrización, la regeneración celular y la hidratación cutánea. Tonificante y antiinflamatoria, el aloe vera está presente en cremas rejuvenecedoras y productos para después del sol.

GINSENG

Raíz conocida como “flor de vida”, los chinos le atribuyen innumerables propiedades vigorizantes y rejuvenecedoras. Sus activos penetran rápidamente en la piel, regeneran las células, eliminan las toxinas, borran los signos de fatiga y protegen de los rayos del sol.

CALÉNDULA

Antiinflamatoria, antiséptica y cicatrizante, la caléndula es originaria de México. Sus propiedades resultan fantásticas para tratar quemaduras del sol o pequeños golpes sobre la piel. Por su gran poder suavizante se utiliza en hidratantes para bebés, así como para leches corporales específicas para pieles sensibles o muy secas.

MACADAMIA

De su nuez se extrae un aceite conocido como “el secreto de belleza de las hermosas mujeres hawaianas”, quienes suelen untárselo por el cabello y la piel de cuerpo para protegerles de los rayos del sol.

YLANG-YLANG

Árbol pequeño que crece en los bosques húmedos de Oriente. Su fruto es una flor conocida como “la flor de las flores” y posee un aroma del que se dice que tiene propiedades afrodisiacas, calmantes y relajantes. El aceite esencial que se extrae de ella resulta excelente como tónico.

PAPAYA

Originaria de América Central, los curanderos de los Andes la utilizaban para tratar las urticarias y erupciones de la piel. Hoy, en cosmetología es muy apreciada por su acción drenante, suavizante y descongestionante, además de tersar y revitalizar la epidermis.

MANZANILLA

Reconocida por sus virtudes relajantes, diuréticas y antiinflamatorias, la manzanilla, rica en apigenina, un pigmento amarillo, es muy valorada en los productos de tratamiento capilar para dar luminosidad a los cabellos rubios y castaños claros.