Arshia Tabrizi

Como Programar el Arte.


Le hicimos a Arshia  una pregunta muy sencilla. ¿Ingeniería o poesía? A lo que después de unos instantes de prudente silencio, la respuesta fue expuesta sin vacilación, dejando de lado cualquier duda. Poesía, confirmaba la joven iraní. La pregunta, en primera instancia, y desde luego la respuesta, comprenden una vida que se ha movido entre varias coordenadas, algo disparejas entre sí, pero que hacen parte del mismo atlas. Desde Tehran, formandose de niño en Madrid, haciendo escala en el ya mítico Silicon Valley, para una prolongada estancia en Toronto, con varias paradas exprés en inesperados destinos. La diferencia de las culturas se hace menos obvia en sus similitudes., Con ustedes Arshia Tabrizi.

Arshia llegó a Canadá en un momento muy particular, solo recordado por quienes vivían en el país en el año 1.990.  Muy niño aún en el momento en que, el país de los grandes lagos, se convertía en su nuevo hogar. Algo que, a futuro, Arshia supo agradecer pues le fue más sencillo llegar adaptarse a su nueva vida. “En general (Canadá) es un país ideal para inmigrantes ya que la mayoría lo son. Todos traemos nuestra cultura y perspectiva a un país abierto”.

Sus aficiones e intereses parecían bastante enfocados al lugar en que el joven quería verse en un futuro, prueba de ello la formación docente que lo graduó como Computer Engineering (Hon) University of Toronto y Juris Doctor (Law) University of Toronto. Después de las formalidades y los requisitos universitarios Arshia estaba listo para ingresar al gran juego. “Tuve la suerte de hacer mis estudios aquí y estaba completamente equipado para afrontar el mercado laboral canadiense”

Su inicio le fue asignado por una empresa de abogados en Bay Street. Posteriormente su presencia fue requerida en Wilson Sonsini Goodrich & Rosati,  la mejor firma de abogados de tecnología en  Silicon Valley. Con ellos permaneció un par de años, hasta que  en 2.002 regresó a su hogar, a Canadá. “Fundé mi propia empresa Tabrizi Law Office PC especializando en trabajar con empresas start-up”.

Pero en este punto el lector debe preguntarse cómo encaja aquí la pregunta que iniciaba este artículo. Pues la respuesta es bien sencilla. A la par de su evidente inclinación por las nuevas tecnologías que dominan el mundo, Arshia, siempre cultivó una especial afición por la literatura, específicamente la poesía. Tanto que no oculta que estas dos son sus verdaderas pasiones. “Todo comenzó con un proyecto en el colegio en España a los 13 años. Mis influencias desde ese entonces han surgido en varias culturas - Blake, García Lorca, Rumi, Hafiz”.

Como buen escritor Arshia se autodefine como un humanista espiritual que sigue un precepto muy sencillo: “follow your bliss” (sigue tu felicidad). Una de las máximas de Joseph Campbell. Desde su sitio web www.arshiatabrizi.com, comparte con el mundo la forma en que, con palabras, reconstruye ese mismo mundo y el universo que le rodea. Para su sorpresa sus escritos han sido muy bien recibidos y reseñados por propios y extraños, que  exaltan la madurezs de su prosa y el equilibrio de su verso. “Escribir es una catarsis espiritual y tengo la suerte de poder tener esta experiencia cada vez que escribo”.  

Sus múltiples ocupaciones han sabido encontrar el equilibrio adecuado para siempre hacer algo más. Por ejemplo,  dDesde el año 2.014 ha invertido buena parte de su tiempo en  www.vidoyen.com, sitio web con videos cortos de 2 minutos de muchos expertos respondiendo a preguntas del público en general. Un concepto compacto, ágil pero ameno; muy propio de la nueva era de la información. Sin embargo, pocas cosas llegan a llenar tanto su alma como convertir una simple idea, un sentimiento, en palabras. “Lo más importante para mí es emocionar y conmover a mis lectores. Abrir su imaginación y crear una experiencia transcendental. El análisis lógico y como puedan interpretar el poema es secundario, importante pero secundario”.

Siempre concentrado y enfocado en su realidad, Arshia atestigua de la manera como el ritmo de vida contemporáneo fatiga los sentidos, que se pueden mostrar reacios a lenguajes algo más crípticos y demandantes. “La poesía es fácil. Las dificultades llegan con el trabajo formal—el cual desarrolla la mayoría de la gente--  ya sea trabajando de profesional, taxista, en negocios etc”. Por ahora lo importante es seguir desarrollando, con buena pluma (o teclado) los poemas que han agradado tanto a su creciente audiencia. Mientras que, claro, ya ha comenzado a trabajar en un nuevo proyecto que él denomina como un memoir, una autobiografía bastante especial.

 

Para mayor información sobre su trabajo no olviden visitar su página, la recordamos www.arshiatabrizi.com, o su fan page https://www.facebook.com/arshiatabrizi2/.