Ana de Armas

El Sencillo Arte de Hacer las Cosas Bien.


La carrera actoral de Ana de Armas puede catalogarse de varias maneras. Arriesgada, inteligente, independiente; Y hasta curiosa. Todos adjetivos que exaltan la determinación de una joven que optó por conquistar primero Europa, antes que la desvelase el sueño hollywoodense promedio. Una decisión que, sí se mira en perspectiva  a la luz de sus más recientes trabajos, parece sensata. Pero tomarla a la edad en que la joven actriz lo hizo es poco menos que admirable. Pues bien, la edad no riñe con el talento de esta hija de Santa Cruz del Norte, localidad cubana, donde nació el 30 de abril de 1.988.

Como reza en estos casos, el talento por la actuación ya se mostraba desde muy joven. Razón por la cual fue admitida en la Escuela Nacional de Arte de Cuba cuando Ana contaba con tan sólo 14 años. Llamativo el hecho de que, únicamente dos años después, ya estuviese haciendo su primer protagónico. Una Rosa de Francia, dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón, fue una película española en la que compartiría escenas con otra naciente estrella, Alex Gonzales. Su desempeño frente a las cámaras le valió la participación en otras dos grandes producciones rodadas casi de forma simultánea. La primera, El Madrigal, largometraje dirigido por Fernando Pérez. La segunda, la novela El Edén Perdido. Recién cumplidos los 18 años, Ana toma ESA decisión definitiva y sin mayores dilaciones enfila a un futuro manifiesto que le espera en España. Sin perder un minuto, la joven comienza a hacer partícipe de castings y no tarda mucho en hacerse con su primer papel en tierras ibéricas.

El Internado fue una exitosísima serie en la que Ana dio vida a Carolina Leal, durante seis de las siete temporadas que la producción de Globomedia, estuvo al aire. La manera perfecta para ingresar al medio y ser parte de un elenco que, también contaba con nombres destacados de la tv española como Yon González, Martiño Rivas, Elena Furiase  y Blanca Suárez. A su participación en El Internado le siguieron una serie de papeles tanto en tv como en el cine que le sirvieron para consolidar una carrera que ya no era una promesa. Muy destacable es su intervención en la película Mentiras y Gordas estrenada en el 2.010 y que, según registros oficiales, fue la cinta ibérica más exitosa en taquilla en aquel año.

Su siguiente proyecto fue una apuesta a las circunstancias de su creciente estrellato. Así calificaron los medios a El Callejón, el filme independiente de Antonio Trashorras en el que Ana interpreta a dos personajes: Rosa y Laura.  No obstante sus constantes participaciones en largometrajes, la joven cubana rehusaba dejar por completo el escenario televisivo que la disparó a la fama. Por ello, no duda en aceptar un rol en el drama Hispania en el que daba vida a la esclava Nenera. La suntuosa producción de la ya mítica Antena 3 siempre recibió críticas generalmente positivas, pese a lo cual Ana dejó la serie un poco más de un año después. Cuando radicarse en Estados Unidos se convirtió en su prioridad.

En su iniciación como actriz en las grandes ligas del cine, Ana contó con un compañero de reparto inmejorable. Keanu Reeves es un hombre de familia que sucumbe a los encantos de la joven en la película Knock Knock. Dirigida por Eli Roth, en esta cinta Ana se presenta formalmente al mundo de Hollywood con una suntuosa interpretación, llena de matices eróticos pero que la actriz no permite que se impongan sobre la base de su personaje. Su actuación, su belleza, o ambas cosas, no dejaron indiferentes a las grandes casas de la meca del cine contemporáneo; Y su nombre comenzó a verse en los créditos de cada vez más producciones de alto presupuesto.

Tal es el caso de Hands of Stone, la cinta que lleva a la gran pantalla la vida del pugilista panameño Roberto Duran. Esta cinta también le valió su debut en el Festival de Cannes y le llevó a compartir tablas con Robert De Niro. Otro blockbuster, curiosamente también basado en una historia de la vida real, fue War Dogs. En esta oportunidad sus compañeros de reparto les preceden pergaminos esculpidos en estatuillas y nominaciones: Jonah Hill (The Wolf of Wall Street) y Miles Teller (Whiplash).

Aunque Ana ha demostrado talento de sobra, sin duda su bautizo a fuego será su participación en una de las cintas más esperadas en este nuevo año. Blade Runner 2049. La secuela de una película que de por si se considera mítica, llegará a las salas el último trimestre del 2.017, con un cast encabezado por Harrison Ford y Ryan Gosling. Las miradas de los cinéfilos de todo el mundo estarán puestas en la manera en que dará vida a Joi, el nombre de su personaje. Estamos seguros que no decepcionará.