Álvaro Concha

EL CREADOR DE OPORTUNIDADES 


Cuando se habla de futbol inmediatamente la mente viaja a una chancha en alguna ciudad de Brasil, sí se habla de amor y romance nos trasladamos a una terraza con la  Torre Eiffel de fondo, y pareciera que todo el chocolate del mundo viene de Suiza. En el caso de Colombia estas relaciones mentales van a conducir a imágenes que evocan momentos históricos que le hicieron mucho daño al país, como el narcotráfico, para citar un simple ejemplo. El trabajo de Álvaro Concha radica precisamente en ir en contra de estas ideas y como  Director de la Oficina Comercial de Canadá de ProColombia, presentar a los inversionistas canadienses esa otra Colombia de buenas personas, que no ha sido retratada en alguna película de Hollywood.

La historia de Álvaro lo retrata como un hombre pionero que siempre ha estado a la expectativa de medirse a retos cada vez más grandes. En su ciudad natal, Medellín, se graduó como Administrador de Empresas en la universidad  EAFIT. Logro complementado tiempo después con un MBA obtenido en la Escuela Europea de Negocios de Madrid-España. El recorrido profesional de Álvaro comienza mientras terminaba sus estudios universitarios  ingresando al área logística del Grupo Crystal – Punto Blanco. Con el tiempo se lanzó a desarrollar un proyecto tan ambicioso como loable.  “Decidí iniciar un proyecto personal en el mundo del reciclaje junto con un grupo de amigos.  El proyecto buscaba producir estibas plásticas (pallets) a partir del reciclaje de polipropileno de baja densidad; desafortunadamente no tuvimos suerte en el mundo del emprendimiento y se decidió cerrar después de dos años de operación”.

El siguiente paso de su carrera lo acercó al mundo de la producción de flores con Colibri Flowers. Este es un paso importante pues marca la antesala de su vinculación definitiva con Proexport. Organización dedicada a la promoción externa de las exportaciones no tradicionales, el turismo internacional y la Inversión Extranjera en el país. Corría el año 2.000 cuando Álvaro fue designado como asesor nacional de servicios con sede en Medellín. Después de trabajar un año en la ciudad de las flores, Álvaro fue trasladado a las oficinas principales en Bogotá. En la capital permaneció alrededor de tres años, sin dejar a nadie indiferente por la dedicación a su trabajo. De pronto se presentó la gran oportunidad  de liderar la primera oficina comercial de Proexport en Italia.

Una oportunidad que, claro, no dejó pasar y de la cual se mantuvo al frente hasta el 2008. Para entonces se desarrollaban una serie de negociaciones con las que el país buscaba expandir sus fronteras comerciales con Tratados de Libre Comercio. Como resultado de la entrada en vigencia del Tratado con los países del Triángulo Norte  se abrió la posibilidad de liderar una nueva oficina comercial para Proexport, ahora ProColombia, esta vez en Centroamérica. La sede principal estaba ubicada en Guatemala con incidencia directa en El Salvador, Honduras y Belize.  “En el 2011 me ofrecen la posibilidad de liderar la Oficina Comercial en Canadá, gracias nuevamente a la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio con este país”

Este nuevo escaño en su carrera profesional le trajo a vivir a Canadá desde la firma de este nuevo TLC en el año 2.011. “En cualquier trabajo y/o lugar al que se llegue, considero que es indispensable conocer a fondo la cultura organizacional y de negocios.  He contado con la suerte de tener un equipo muy profesional que me ha guiado en este proceso – de lo contrario si hubiera sido difícil empezar”. La importancia de su trabajo como cabeza de la delegación colombiana de ProColombia en Canadá se mide en proporción con el tamaño de su misión. Promover las exportaciones no mineras atraer a la inversión extranjera directa  y posicionar al país como destino turístico internacional. En un plano un poco más personal para Álvaro su trabajo significa aportar de forma directa al desarrollo del país. Pero ese soñado desarrollo se alcanza con el trabajo constante del día a día, siempre marcando la diferencia.

Esa diferencia es la que se sintetiza al momento en que una persona mira en Colombia mucho más de lo que se ve en los titulares de las noticias. Ese puede ser el momento más significativo de su trabajo “Cuando logramos cambiar la percepción negativa de algunos empresarios y nos dicen, “Ud. tenía razón, Colombia no es lo que tenía en mente….ahora me doy cuenta de las grandes oportunidades de negocios””. Álvaro siempre se ha declarado un fanático de Colombia, es su país, su lugar favorito del mundo y al cual, está seguro, regresará algún día. Por ello su trabajo no es un trabajo, es su manera de responder al compromiso que la bandera tricolor le genera.

Colombia está viviendo un momento de cambio que, sin duda, será definitivo para su futuro y el de toda la región. Consciente de este especial momento coyuntural Álvaro hace extensiva siempre la invitación a los inversionistas extranjeros a que pongan sus miradas en el país que para comenzar, te brinda el mejor café del mundo. “Que se atrevan a mirar de cerca las grandes ventajas y oportunidades de negocios que el país ofrece no solo inversionistas sino a compradores internacionales. El desarrollo económico del país en los últimos años lo posiciona entre los principales de la región y está identificado como el país que mejor protege al inversionista”.   

Su estancia en Canadá no ha sido demasiado larga, pero lo suficiente para encariñarse de este país. “No lo voy a negar, me encanta Canadá, ojalá  el futuro me premie con muchos años más en este país. Hasta el frio me gusta”. Sea el tiempo que sea, una cosa es segura, su empeño en hacer de Colombia un lugar mejor no cesará, sin importar que tan lejos este de su país.