Alejandro Adem Díaz de León

Educar No Se Trata Solamente de Enseñar.


Cuando Alejandro Adem Díaz de León llegó a establecerse en Canadá, a finales del 2004, él ya tenía una invitación laboral formal  que le brindaba algún tipo de seguridad para este comienzo desde ceros. La invitación fue respondida y aprovechada de la única manera que una persona de los galones de nuestro protagonista sabe interpretar, la correcta. Tras revisar la muy completa hoja de vida de Alejandro Adem, como un mínimo de respeto a su trayectoria, deberíamos dirigirnos a él como el profesor Adem. Un hombre que se reconoce a sí mismo como un optimista a ultranza, siempre enfocado en la tarea de la divulgación científica en uno de los campos más fascinantes pero a la vez con la mayor mala publicidad, las matemáticas.

El profesor Adem nació en Ciudad de México y en la capital manita desarrolló el gusto por la exactitud mágica de los números. En la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se recibió como matemático y, posteriormente, completó un doctorado en matemáticas en la Universidad de Princeton, en los Estados Unidos. “Antes que nada soy un investigador científico y profesor universitario. He estudiado y trabajado en México, EUA, Canadá y varios países europeos, acumulando experiencias valiosas en todos los sitios donde he estado”. Una vez obtenido su doctorado, el profesor Adem permaneció en territorio estadounidense engrosando su experiencia, dirigiendo aulas de clase en la Universidad de Stanford en California. Después comenzó a enseñar en la Universidad de Wisconsin, en Madison. Fueron muchos los años de dictar cátedra en aquellas aulas, trabajo que precedió su traslado a Canadá.

“En el año 2004 me contactó la Universidad de British Columbia para ver si me interesaría trabajar ahí. Después de hacer una solicitud y tener una entrevista me ofrecieron una plaza de catedrático y además el puesto de Canadá Research Chair”. Unas pocas palabras que resumen un cambio absoluto, es la transformación total de una vida. Para dar frente a este nuevo panorama el profesor Adem contó con el apoyo de los colegas de su nueva aula mater, tanto en su proceso migratorio como en  habituarse a su nuevo y climáticamente frio hogar. Su trabajo y compromiso como docente le mereció ser nombrado en 2008 como Director del Pacific Institute for the Mathematical Sciences. Cargo en el que se mantuvo durante siete años, tras los cuales se le trasladó a su actual trabajo frente a Mitacs.

Para responder la pregunta Mitacs  es una organización sin ánimo de lucro cuya misión es la de servir de puente entre estudiantes y profesores universitarios con los renglones productivos de la industria de Canadá. Es así que gracias a procesos de investigación y trabajo aplicado en empresas, se busca ayudar a los alumnos a obtener la preciada experiencia profesional aplicada en la práctica; y al mismo tiempo ser agentes de cambio que sirvan a la resolución de problemas de relevancia en el país y así promover la innovación. “Este año estaremos apoyando a más de 3,000 estancias de investigación. También tenemos programas de movilidad estudiantil internacional, y ofrecemos oportunidades para traer cientos de estudiantes universitariosextranjeros a Canadá cada año, así como para enviar a canadienses a otros países. Recibimos apoyo económico del gobierno de Canadá, así como delos gobiernos de las diferentes provincias y de 40 universidades canadienses”.

Su cargo dentro de la organización como Chief Executive Officer and Scientific Director no le ha impedido continuar con su labor docente en la Universidad de British Columbia (UBC). El carácter progresista de la organización centrado en impulsar el desarrollo de la sociedad, teniendo como eje las aptitudes académicas de generaciones enteras de estudiantes, le imprimen un tono de especial compromiso al trabajo del profesor Adem. Entre los objetivos de Mitacs destaca su constante intención de promover la innovación ampliando los espacios de enseñanza industrial para  estudiantes de maestría y doctorado. De esa manera se espera proveer de recursos humanos altamente calificados a todos los renglones de la cadena productiva nacional.  Punto importante es que de esta manera de ayuda a conectar a las universidades con el sector privado, lo cual es una prioridad importante para aumentar la productividad industrial y acercar a los graduados al ambiente laboral.

“Me contactaron pidiéndome que solicitara el puesto, basado en mi experiencia anterior como académico y administrador. Después de una serie de entrevistas me ofrecieron el puesto que tuve el gusto de aceptar”. No ha sido una tarea fácil pues los asuntos administrativos y financieros pueden llegar a distraer de las metas y objetivos a largo plazo. En contraste el profesor sabe que su trabajo al frente de Mitacs está beneficiando a toda una camada de jóvenes que van a hacer muchas cosas positivas por el futuro de este buen país. Precisamente a esas nuevas generaciones va encaminado su consejo: “Pues simplemente les diré que obtengan la mejor educación posible, que trabajen muy duro y que tengan la imaginación y flexibilidad para buscar y aprovechar las oportunidades que se aparezcan”.