Sara Sampaio

La Armonía de los Ángeles


La belleza de Sara Sampaio es tan incuestionable como el amanecer. Sus facciones elegantes han sido foco de los fotógrafos de las principales publicaciones de moda de todo el mundo; pero son sus hermosos ojos verdes los que le han cosechado amores platónicos en todos los continentes. La nueva cara del modelaje portugués ha conquistado la escena internacional de las pasarelas, con un plus que siempre ha jugado a favor de la modelo, sus 1.74 metros de porte y elegancia. Un registro que, dentro de los cánones de la belleza de pasarela, puede considerarse por debajo de lo normal. No obstante, la joven ha perseguido el sueño que tenía desde niña y ahora se cotiza como una de las figuras excluyentes del modelaje internacional.

En varias entrevistas la joven ha manifestado que se siente viviendo un sueño ya que desde muy pequeña se imaginaba su rostro en la portada de las revistas de moda.  Desde que su carrera tomara vuelo, los medios inmediatamente la catalogaron como el remplazo natural de una de las leyendas vivas de las pasarelas, Adriana Lima. Esta original comparación bebe de que ambas modelos poseen una mirada impactante, matizada por el hipnótico verde esmeralda de sus ojos. Sara también ha sido bautizada como un ángel. Resultado natural de una campaña para la popular marca masculina AXE en la que la joven se caracterizó como una figura angelical que caía del cielo.

Nacida en Oporto, Portugal, por el año 1.991, sus credenciales 81-60-88 le han ayudado, igualmente, a suplir su baja estatura en comparación con otras modelos. Pero fue uno de sus otros atributos el que la puso en la órbita principal del mundo de la moda; su cabello. Con apenas 16 años Sara fue la ganadora del concurso Pelo Pantene en el año 2.007. Desde ese instante la carrera de la nueva modelo se disparó de una manera precipitada. Fue fichada por una firma de cosméticos, he incluso la misma Agatha Ruíz de la Prada la seleccionó para ser la imagen de su perfume Love, Love, Love. Con una carrera en ascenso y su popularidad multiplicándose de forma exponencial, comenzaron a ser evidentes los rasgos que más se aprecian del carácter de la joven, su naturalidad y humildad. Sin querer dejarse cegar por los crecientes flashes de las cámaras, la joven se trasladó a la ciudad de Lisboa, España, con la idea de poder estudiar Matemáticas Aplicadas.

Pero sus compromisos publicitarios con revistas o sesiones de cámara eran cada vez más y más, hasta que llegó el punto en que debió abandonar sus estudios universitarios en el segundo trimestre del primer año, para dedicarse de lleno al modelaje. Una apuesta a lo seguro, siendo que es uno de los rostros más solicitados de la actualidad. Los medios en su país la catalogan, sin ninguna duda, como la modelo portuguesa más valiosa de la actualidad. Su estatus de estrella se ha ido consolidando con sus apariciones en la portada de las revistas que marcan el paso de la vanguardia. Vogue, Glamour y Elle, entre otras,  ya han visto engalanadas sus portadas con su presencia.

Blumarine, Armani, Replay son algunos de los nombres de compañías que han contado con Sara como imagen. Además, fue escogida como modelo única de la marca de lencería Calzedonia.  A inicios de 2.014, apareció en la versión especial de Sports Illustrated Swimsuit Issue, junto a modelos de gran calibre como: Lily AldridgeNina AgdalIrina Shayk y Kate Upton; convirtiéndose en la primera modelo portuguesa en posar para dicha publicación. Pero puede que su logro más grande lo haya alcanzado cuando fue seleccionada para ingresar a ese selecto y exclusivo grupo conocido como los ángeles de Victoria Secret`s.

Pero Sara no se ha limitado a conquistar exclusivamente las pasarelas, el mundo de la web también ha sabido caer rendido a sus encantos. Por medio de las redes sociales, Sara ha logrado generar un verdadero ejército de seguidores quienes reconocen la sencillez de una joven que, bien puede publicar apuntes sobre una serie de televisión, o una fotografía de sus mascotas. Es considerada, de hecho, como una de las celebridades portuguesas más influyentes de la red. Se le contabilizan más de 3 millones de seguidores en Instagram y poco más de 2 millones en Facebook.