Luis Briceño

tomar decisiones en el momento adecuado contribuye a la calidad de vida de la familia


Me considero muy afortunado de vivir en Canada. Inicialmente visité Toronto en el año 2000, después que me fuera otorgada la residencia permanente como profesional calificado, aunque no fue sino hasta el 2001 que nos residenciaríamos junto con mi esposa y mis dos hijos en esta hermosa ciudad. Como muchas familias de inmigrantes, tuvimos que adaptarnos a una nueva dinámica, la cual incluyó entre otras cosas buscar un lugar donde vivir, encontrar colegio para nuestros hijos y conseguir trabajo.

Siempre he pensado que las dos mejores inversiones que podemos realizar durante nuestra vida productiva son los estudios y aquella que hacemos en finca raíz. Sin desmejorar la primera, quisiera referirme a la segunda.  

Invertir en una propiedad no es un tema que debe mirarse con un enfoque de corto plazo. Los costos inherentes a comprar y vender tienen un impacto en el retorno de la inversión esperado. De igual manera y como es de todos sabido, los precios suelen variar en el tiempo y  aunque por lo general su tendencia es ascendente, dichos precios pudieran verse afectado de forma adversa ante ciertas coyunturas.  

Si bien tenemos poco control sobre el comportamiento de los precios, existen muchos beneficios de ser propietario que si son previsibles. Por razones de espacio citaré sólo dos:

A diferencia de la renta, una porción los pagos que hacemos por concepto de crédito hipotecario se capitalizan. El  sistema financiero ofrece varias herramientas a través de las cuales dicha capitalizacion pudiera hacerse disponible para ser utilizada en proyectos personales o familiares, incluyendo la compra de una segunda propiedad.

Nuestra vivienda cumple un gran papel en nuestra estabilidad y proceso de toma de decisiones. Por ejemplo: Imaginemos que el dueño de la propiedad donde vivimos decidiera dar un uso diferente a la misma. En este caso, nuestra dinámica diaria pudiera verse comprometida ante la inesperada necesidad de tener que buscar otro colegio o forma de transporte para nuestros hijos.

Si has decidido comprar mi recomendación es: Asegúrate que el fin justifique los medios.  Es vital que la propiedad que buscas este alineada con tus objetivos. Si no puedes lograr dar el paso por el momento, acude al mercado de la renta y define en paralelo un plan financiero viable que te permita visitar este tema nuevamente en el corto o mediano plazo. De igual manera mantente informado acerca de las fluctuaciones de los precios de mercado. Cuando los precios retroceden, incrementan las oportunidades.

En el año 2005 decidí incursionar en el área de finca raíz. Por varios años alterné esta actividad con mis incursiones en las áreas de Sistemas (IS), Manejo de Relaciones con Clientes (CRM) y Operaciones de Ventas (S.Op) en corporaciones canadienses. Me atrevo a decir que esta dualidad, me ha permitido entre otras cosas identificar oportunidades, establecer criterios para la toma de decisiones asertivas e identificar metodologías de negociación que trabajen a tu favor a la hora de comprar o vender finca raíz en la Gran Toronto.

Si deseas obtener información relacionada al mercado de finca raíz, por favor contáctame al 416.804.8602 o envíame un email a luisbricenoRealtor@gmail.com